Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad
Gustavo Martínez
17 de Diciembre del 2015

Más que vencedores

Rev. Gustavo Martínez

“Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos”. Éxodo 7:10-12.

¿Cuál era el propósito de Dios en la vida de Moisés? Que Moisés lo conociera, que Moisés tuviera una revelación, que Moisés tuviera una visión amplia, que Moisés supiera quién es Dios, que Moisés supiera cuál era el propósito de Dios al manifestársele. Cuando Dios se revela a una vida no es simplemente para que llegue a un templo y corra y brinque y tiemble. No, no era ese el propósito.

El propósito era de cambiar su vida, de cambiar su mentalidad, de convertirlo en un verdadero instrumento de Dios, de enfrentarse al diablo, de enfrentarse a Faraón. Porque en medio de las dificultades debe entender que Dios no lo dejará, Él está presente.

Dice el Señor: “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra” (Mt. 28:18). “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará” (Lc. 10:19). Él nos ha dado potestad de echar fuera demonios, Él nos ha dado potestad de hacer milagros, Dios nos ha dado poder para hacer cosas grandes.

Dios le dice a Moisés que meta la mano en su seno, y él la metió y cuando la sacó la mano estaba leprosa, pero le dice que vuelva a meterla y la mano le salió restaurada y sana. De esta manera el Señor le está enseñando que le ha dado poder sobre el pecado, y el pecado no se puede enseñorear. Cuando uno tiene un encuentro, cuando uno nace de nuevo, el pecado no tiene más poder, no se puede enseñorear de un hombre o de una mujer que ha nacido de nuevo.

Amado, mantente integro al Señor. Recuerda que tienes la autoridad y el poder sobre toda obra del maligno. ¡Y en Cristo somos más que vencedores!

El apóstol Pablo dijo: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro. 8:37-39).

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles