Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Historia
04 de Mayo del 2013

¡Santo! ¡Santo!¡Santo!

 

Canción de alabanzas que honra a la Santísima Trinidad. Compuesta en el siglo XIX por Reginald Heber se ha convertido, con el paso de los años, en un tema universal presente en diversos actos de homenaje al Señor.

  • ¡Santo! ¡Santo!¡Santo!

 

Fue escrito por Reginald Heber, un siervo de Jesucristo nacido en el Reino Unido en 1783, su letra, según algunos eruditos de la fe, parafrasea un pasaje bíblico donde el profeta Isaías vio al Señor sentado sobre un trono alto y sublime y exclamó: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos”(Isaías 6:1-5). Este himno, que lleva por nombre coincidentemente “¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!”, es además un emblema del mundo evangélico y ensalza el Poder del Todopoderoso.

 

De algún modo, Heber, su creador, puso de manifiesto con su obra la presencia poderosa de Dios. Todo ocurrió en los inicios del siglo XIX, cuando se desempeñaba como pastor de Hodnet, una aldea ubicada en Shropshire, Inglaterra. Su único propósito fue escribir una canción que se pudiera entonar en el domingo de Trinidad, celebración que se conmemora ocho semanas después de la Semana Santa, y que sirviera para glorificar al Creador. Entonces, compuso un canto inmortal que presentó una revelación melódica de losprincipios eternos del cristianismo: Dios es tres en uno, es santísimo, y su creación refleja su gloria.

 

De familia adinerada, Reginald asistió a la universidad de Oxford, lugar en el que perfeccionó su creatividad, y recorrió Europa antes de convertirse en ministro de Dios. Su promoción al cuerpo de servidores de la fe cristiana ocurrió en 1807. A partir de ese instante estuvo al frente del templo evangélico de Hodnet durante dieciséis años. Y fue allí, en un remoto punto de la geografía inglesa, en el que este varón compuso más de cincuenta himnos evangélicos y desarrolló una prolífica obra literaria dedicada a Cristo en la que se destacó “Palestina”, un poema reimpreso varias veces, y un compendio del trabajo del estudioso Jeremy Taylor conocido como el “Shakespeare de los teólogos”.

 

El 1 de junio de 1823, cuarenta días después de cumplir cuarenta años de vida, Heber fue enviado a la India y cuatro meses más tarde se convirtió en el líder de la iglesia cristiana de Calcuta. Justamente, en “la Ciudad de los Palacios”, como se le conoce a la capital del estado indio, se consagró por completo a esparcir la Palabra del Dios Eterno y fundó templos y escuelas cristianas y visitó, en misión evangélica, una gran porción del suelo hindú. Sin embargo, en plenas labores misioneras, la muerte lo alcanzó el 3 de abril de 1826 y se marchó alencuentro con Dios. Empero, su estela piadosa se quedó en territorio indio y aún hoy se le recuerda con mucho aprecio.

 

Tras su desaparición, Amelia Shipley, su viuda, recopiló y reunió la amplísima obra poética de Reginald Heber y publicó una colección de cincuenta y siete canciones consagradas a Jesucristo. Dentro deellas, evidentemente, se destacó de inmediato “¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!” y en el acto empezó a construir su propia historia. Una historia que, escrita en opinión de especialistas sobre la base de las palabras de Apocalipsis 4:8, deslumbra aún hoy y recuerda a los seguidores del Rey de reyes a través de sus estrofas.

 

CANTO POPULAR

 

“¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!”, traducido a varios idiomas desde su aparición, ha sabido volverse un canto popular y famoso. Así en 1953 fue empleada en la banda sonora de la película “Titanic”. Después, en 1982, el reconocido cantante evangélico Keith Green la incluyó en su producción “Canciones para el Pastor”. Posteriormente, en 2001, el grupo cristiano HillsongUnited grabó una versión de este himno. Luego, en 2009, fue empleada en la adaptación televisiva de la obra “Cumbres Borrascosas” de Emily Brontë, y fue grabada por el pianista norteamericano Ronnie Milsap

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles