Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Historia
16 de Mayo del 2013

Cristo me ama

 

Poema simple, pero hermoso a la vez. Fue compuesto por Anna B. Warner en el preludio de la Guerra Civil estadounidense. Musicalizada por William Bradbury, esta oda infantil se erigió con el tiempo en una de las canciones evangélicas más reconocidas a nivel mundial.

  • Cristo me ama

 

Surgida como un texto literario, creación de la autora estadounidense Anna Bartlett Warner, la canción “Cristo me ama” es una de las más emblemáticas de la música cristiana. Su historia de más de ciento cincuenta años con gran aceptación a nivel mundial, así lo comprueba. Una amplia historia de arrollador andar, semejante al de un remolino, que empe­zó en 1860 cuando este poema apareció dentro de una novela llamada “Say and Seal”, escrita por Susan Warner, hermana de Anna. Dirigido para consolar a un niño moribundo de la obra, el verso de inmediato tomó vida propia y des­pertó el interés de la sociedad americana.

 

Construido con palabras sencillas y elemen­tales, el poema de Anna B. Warner fue musi­calizado en 1862 por el compositor evangélico William Batchelder Bradbury, editor de 59 libros de canciones cristianas infantiles, quien tras quedar impactado por su simpleza le agre­gó un coro para darle mayor sonoridad. Ciento nueve años más tarde, en 1971, el reverendo David Rutherford McGuire, integrante del co­mité de revisión de la Iglesia Unida de Canadá, reescribió los versos de este himno con la idea de reflejar la historia narrada en Mateo 19:13- 14, donde Jesús reúne a los niños a su alrede­dor, y delineó una de sus versiones más cono­cidas en el mundo de habla inglesa.

 

FECUNDA AUTORA

 

Nacida en Long Island, el 31 de agosto de 1827, Anna B. Warner, se destacó en su tiempo como una prolífica escritora evangélica de fic­ción para niños y obras teológicas que publicó la nada despreciable cifra de 31 novelas. Junto a su hermana Susan, quien también sobresa­lió por su talento literario, Anna se entregó al Señor en 1830 y desde ese momento nunca se apartó de los brazos del cristianismo.

 

Aunque los primeros años de su larga exis­tencia no fueron dichosos, debido a que perdió a sus padres Henry y Anna, y sufrió los rigores de la depresión económica que azotó a Nortea­mérica en 1837, jamás se dejó abatir y siempre se aferró al amor del Creador.

 

Después de esa crisis financiera, Warner, junto a toda su familia, se mudó a una casa de campo cercana a la Academia de Militar de los Estados Unidos, conocida como “West Point”, desde donde empezó a compartir su fe evan­gélica, principalmente con los cadetes de la base militar más antigua de suelo americano. Así cada domingo, acompañada por Susan, en­ contró una forma particular de dar a conocer la Biblia y la doctrina cristiana. De forma paralela, y bajo el seudónimo de Amy Lothrop, comen­zó su carrera literaria con el objetivo de obtener ingresos y además de difundir las principales enseñanzas cristianas.

 

En la actualidad, la canción de Anna Bart­lett Warner, quien dejó de existir el 22 de ene­ro de 1915, continúa siendo un vehículo ideal para llevar la Palabra de Dios a todo el mundo. Se ha traducido, enseñado, revisado y cantado en infinidad de ocasiones en los cinco continen­tes. Y es que este himno simple, con un coro aún más simple, captura la esencia del Evan­gelio y, sobre todo, presenta a Jesús y lo que Él hizo por la humanidad en términos tan simples que cualquier niño o adulto, que está dispuesto a escucharlo, puede entender sin mayores es­fuerzos el mensaje explícito que lleva impreg­nado su letra. Un mensaje que nos recuerda que Cristo nos ama

 

CRISTO ME AMA

 

Cristo me ama

su Palabra me hace ver,

que los niños son de Aquel,

quien es nuestro amigo fiel.

 

Coro

 

Cristo me ama, Cristo me ama,

Cristo me ama, la Biblia dice así.

 

Cristo me ama, pues murió,

y el cielo me abrió;

Él mis culpas quitará,

y la entrada me dará.

 

Cristo me ama, es verdad,

y me cuida en su bondad;

cuando muera, si soy fiel,

viviré allá con Él.

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles