Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Portada
01 de Junio del 2011

Los pilares de un matrimonio feliz

La importancia y el valor de la familia. Consejos para mejorar la comunicación con la pareja y establecer una relación más estrecha y conocer mejor a los seres queridos. El camino para construir seguridad, intimidad y un cálido manto de amor.

  • Los pilares de un matrimonio feliz

Construyendo un puentede intimidad que no será arrastrado por la corriente. A lo largo de los años hemos aconsejado a cientos de parejas. En todas nuestras entrevistas, nunca nos hemos encontrado con un esposo o una esposa que al casarse no quiso construir un fuerte puente de intimidad. Con el paso de los años, muchos esposos y esposas se encuentran solos, separados por un río de problemas, cada uno en la orilla opuesta. Dentro de ellos, el sueño de la intimidad agoniza, desmoronándose, retorciéndose y cayendo en  un torrente de amargura.

 

 ¿Te gustaría evitar esta clase de angustia en tu matrimonio? ¿Te gustaría construir un sólido soporte de comunicación significativa capaz de resistir cualquier tormenta que venga? Hemos visto que los matrimonios que gozan de intimidad y de una relación satisfactoria poseen por los menos cuatro pilares de apoyo. Si los cimientos de estos pilares son profundos y están revestidos del cemento del compromiso incondicional, podrá hacer frente a cualquier prueba o desilusión. Pero si alguno de los cuatro comienza a desmoronarse, todo el puente que sostiene los sueños del matrimonio puede inclinarse peligrosamente.

 

La seguridad: Un cálido manto de amor… y el mejor regalo de cumpleaños.

El primer soporte estructural de una buena relación se encuentra en una palabra: seguridad. Un matrimonio construido sobre el pilar de la seguridad puede resistir mejor las inevitables tormentas de la vida. Por el contrario, la inseguridad puede causar un daño muy grande a un matrimonio, haciendo que toda su estructura se sacuda y se desmorone.

 

¿A qué nos referimos con la palabra seguridad? Para nosotros, la seguridad es la confianza de que alguien se ha comprometido a amarnos y a valorarnos por el resto de nuestra vida. Es la permanente conciencia de que sean cuales sean las dificultades que enfrentemos, trabajaremos juntos para resolver nuestros problemas.

 

 Examinemos el especial regalo que una mujer llamada Carlota le dio a su esposo. Durante años, ella había visto cómo las dudas y los temores infundados golpeaban contra el pilar de la seguridad en su relación. Sin embargo, en cinco minutos, y en forma definitiva, mandó aquellos sentimientos de inseguridad río abajo.

 

Echando fuera la inseguridad

El esposo de Carlota, Andrés, había estado casado anteriormente. En la escuela secundaria, se había enamorado profundamente de la que sería su esposa, y no perdió ese  sentimiento hasta la prematura muerte de su esposa a la edad de treinta y dos años. Los nueve años siguientes, Andrés se sintió como una ostra, hasta un día primaveral en que conoció a Carlota, una menuda rubia de ojos brillantes y modales enérgicos. Su constante sonrisa y su radiante personalidad le hicieron sentir diez años más joven. Para él, esta relación corrió el velo de las esperanzas olvidadas, desenterró sentimientos de amor escondidos y quitó de raíz su profunda soledad.

 

Después de un largo noviazgo, se casaron en la Iglesia de Carlota. Andrés hizo todo lo posible para hacer un aliento y un apoyo amoroso para su esposa. Era paciente cuando el entusiasmo de ella se extralimitaba, la elogiaba permanentemente por sus pequeños y grandes logros y se preocupaba lo suficiente como para enseñarle esferas en las cuales necesitaba crecer. Inclusive la ayudó a alcanzar el sueño de toda su vida: dejar de trabajar por un tiempo y obtener su título universitario. Él hizo que esto fuera posible trabajando horas extras. Y este esfuerzo de Andrés no solamente le dio a Carlota la oportunidad de estudiar sin preocupaciones económicas, sino que también hizo posible que en su diploma, que colgaba en el pasillo, aparecieran las palabras “con todo los honores”.

 

 En muchas maneras, Andrés era un esposo modelo. Sin embargo, por más que lo intentaba, nunca podía sentirse totalmente seguro de su relación. No es que luchara con una falta de compromiso, ya que había prometido amarla por el resto de sus días. Por su parte, Carlota nunca le había dado ni la más mínima razón para dudar de su fidelidad. Constantemente ella se esforzaba por encontrar maneras de expresarle su amor y compromiso.

 

Sin embargo, en lo profundo de su corazón, Andrés tenía un gran temor. Al haber perdido a su primera esposa, quien murió de cáncer, temía que a Carlota le sucediera lo mismo. Y como ella poseía una personalidad brillante y era diez años menor que él, Andrés estaba seguro de que ella le dejaría algún día para irse con un hombre más joven, más buen mozo y con un título universitario.

 

Cada vez que pasaba por el pasillo de su casa, no podía dejar de pensar que el flamante diploma de Carlota hacía que su viejo certificado de la escuela técnica pareciera pequeño e insignificante. Y por más que lo intentaba, no podía dejar de sentir que algún día sus temores se tornarían en realidad. Solamente le quedarían viejas fotografías y una cuota de dolor emocional para agregar a los nueve años de sufrimiento.

 

Como una astilla profundamente clavada, la molesta inseguridad le provocaba una constante irritación emocional hasta que llegó el día en que cumplía cincuenta años. Fue entonces cuando su esposa le dio el regalo de una descripción vivida emocional que hizo que sus dudas y temores desaparecieran al instante.

 

En las semanas precedentes a su cumpleaños, Andrés evitó cualquier mención con respecto a ese día funesto. Había llegado a los cuarenta años sin tener los traumáticos pensamientos comunes. Pero cincuenta años,  ¿era posible que estuviera tan viejo?

 

Cuando el temido día finalmente llegó en parte, se alegró en que Carlota no le dijera nada respecto a su cumpleaños antes de salir para el trabajo. Pero, por otra parte, su inseguridad parecía que trataba de profundizar sus sentimientos de temor y duda.

 

Una voz interior le susurraba: es claro porque ella no te dijo nada acerca de tu cumpleaños esta mañana. Está tan avergonzada de tu edad como tú. ¿No te das cuenta? ¿Qué  tienes para ofrecerle ahora que tienes cincuenta años?

 

Esos pensamientos hicieron que Andrés se quedara más tarde en el negocio aquel día. Y cuando finalmente se dio a partir esos mismos sentimientos demoraban sus pasos hasta su automóvil y prolongaban el largo camino hasta su casa.

 

Aunque manejaba lentamente, podía apostar a que Carlota no había regresado del trabajo, como de costumbre. Cuando entró el automóvil al garaje, todo se veía como siempre. El muchacho que repartía los periódicos había errado nuevamente con el intento de alcanzar el porche y su buzón estaba lleno de cartas. Y tan seguro como que el sol se pondría esa noche su viejo perro Campeón estaba en el porche esperándolo. El perro demostró la alegría de verlo moviendo la cola como si tratar de librase de ella.

 

Andrés amaba a aquel perro. Campeón era el último nexo de unión con los años felices que había pasado con su primera esposa.

 

En los muchos días oscuros que siguieron a su muerte, cuando se sentaba cada noche en el porche trasero a llorar, su silencioso amigo de ojos pardos se acurrucaba junto a él. Andrés estaba seguro de que el perro podía sentir su dolor, y la cálida presencia de Campeón era un tremendo consuelo para el dolor de su corazón.

 

Al pasar por su lado, Andrés se detuvo para palmear la cabeza de Campeón y contemplar cómo su perro sonreía en éxtasis mientras le restregaba la barbilla. Después de tomar la correspondencia y recoger el periódico, abrió la puerta y buscó el interruptor de la luz. Pero antes que su mano pudiera alcanzar la llave de la luz, otra luz se encendió y un grupo de familiares y amigos saltaron de  sus escondites.

 

“¡Sorpresa!”, gritaron. “!Ya era hora de que llegaras!”.

 

Aquella noche, hubo muchas bromas y mucha risa, pero también hubo un momento sentimental, ya que todas las personas que se encontraban allí habían escrito un tributo para Andrés, dando testimonio de cómo su amoroso espíritu había tocado sus vidas a través de los años. Pero Andrés nos contó más tarde que Carlota le dio el regalo mejor de todos, un regalo que no solamente le ayudó a resolver los miedos infundados y la inseguridad en su matrimonio, sino que lo reemplazó con una confianza tan sólida como una roca.

 

Todo comenzó cuando Carlota hizo un gesto para que todos le prestaran atención. “Es mi turno de darle el regalo a Andrés”, dijo. “ Y consta de dos partes”.

 

En primer lugar, le entregó una caja que contenía un reloj. Hubo aplausos y exclamaciones por todas partes mientras sostenía en alto su reloj.

 

“Sabía que lo necesitabas, y cada vez que lo mires, quiero que pienses en mí”, dijo, con un guiño en los ojos. “Pero tengo otro regalo para ti; una breve historia que desearía contar mientras nuestros amigos y familiares están aquí”.

 

“A la mayoría de ustedes no les he hablado nunca de mi pasado, pero siempre he pensado que yo era como un inquieto perrito juguetón, uno de esos que siempre está saltando y metiéndose en todo”, comenzó diciendo.

 

En toda la habitación se veían sonrisas de aprobación. Todos los presentes sabían que aún  en los días de descanso, Carlota era un remolino de actividad.

 

“Pero crecí en un hogar en el cual ser un cachorrito juguetón era algo inaceptable. No les gustaba mi forma de ser y siempre me hacían sentir que debería haber sido diferente. Nunca me cepillaron ni me peinaron, y cada vez que yo saltaba demandando algo de atención o metiéndome en algo en lo que no me debería haber metido, me golpeaban y me ataban con una cadena”.

 

“No voy a dar muchos detalles, pero cuando entré a la secundaria las cosas se pusieron realmente mal. Me pusieron en un automóvil y me llevaron a la protectora de animales de la localidad y me dejaron en la puerta de aquel lugar”.

 

“Salí corriendo antes que la gente de allí pudiera atraparme. Pero después de aquella experiencia, durante años vagué por las calles, creyendo realmente que nadie podía amarme tal cual era, una cachorrita juguetona”.

 

“Pero un día, Andrés me vio caminando por allí, con todo el pelo enmarañado, y con toda ternura me recogió. No sé cómo, pero el creyó que debajo de aquel pelaje sucio y enmarañado, había una perrita de raza. Luego me llevó a su casa, me lavó y me cepilló, e inclusive me puso una hermosa moña”.

 

“Toda mi vida me habían hecho sentir que no era de raza; pero cuando vi cómo Andrés creía en mí y se preocupaba por mí, comencé a pensar que después de todo, a lo mejor de todo era de pura raza”.

 

Carlota hizo una pausa por un momento para echar sus cabellos hacia atrás. Un rápido vistazo a la habitación le indicó que todos le estaban prestando atención, especialmente Andrés.

 

“En los últimos seis años, me he sentido amada, protegida. Inclusive he descubierto que tengo un amigo para toda la vida. Hay días en que la cachorrita dentro mí sale a relucir de nuevo y salgo corriendo y accidentalmente rompo algo. Pero aún en esos momentos recibo amor en lugar de golpes”, dijo mirando a Andrés con los ojos humedecidos.

 

“Después de años de sentirme como una perrita de raza mixta, finalmente tengo un hogar donde hay alguien que piensa que soy una Campeona de pura raza. Por fin tengo un lugar en el cual no debo preocuparme  por cambiar o por ser alguien o algo diferente de lo que soy”.

 

“Andrés, sé que tú eres el que recibe los regalos hoy, pero siento que yo he recibido el mejor regalo de todos. Es porque comparto mi vida con una persona que me dice de mil maneras deferentes: ‘nunca, nunca más te sacaré a la calle, o te echaré de aquí.’ Querido, te amo con todo mi corazón”.

 

Carlota había pasado menos de una hora pensando y practicando su descripción vivida extraída de la fuente de la naturaleza. Ella sabía que Andrés amaba a los animales, especialmente a Campeón. Originalmente ella había pensado que su historia sería simplemente otra manera de añadir un toque especial a la fiesta de sorpresa. Pero significó mucho más que eso para Andrés. Lo conmovió tan profundamente que seis años de inseguridad y de temores infundados se esfumaron.

 

Sin embargo, aunque las acciones hablan más fuerte que las palabras, estas últimas son vitales para un buen matrimonio. Dicho sencillamente, tu cónyuge necesita escuchar lo que aprecias y necesita que le digas que lo amas. De todas las maneras de expresar elogios y apoyo, las descripciones vividas son las mejores, porque plantan, de manera permanente, palabras de seguridad en el corazón de  una persona. Y recuerda, pueden construir la seguridad en más de una manera. En el caso de Andrés, su esposa utilizó el mensaje del amor para elogiarlo, y esta expresión de aliento fue mucho más allá de sus sueños. En varios ejemplos previos también hemos visto que la corrección se logra de manera más efectiva a través de las descripciones vívidas emocionales.

 

“Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos, ...” (Cantares 8:7a)

La comunicación significativa: hablando de corazón a corazón. La palabra “comunicación” se deriva del vocablo del latín communis, de donde sale también la palabra “común”, expresado de otra manera, si un esposo y una esposa van a poder comunicarse efectivamente alguna vez, deben encontrar un terreno común en el que unan sus diferencias.

•Aumentar la claridad e intensidad de nuestras conversaciones.

•Captar la atención de una persona.

•Capturar las emociones de alguien.

•Hacer que la otra persona recuerde nuestras palabras.

•Remplazar la conversación en blanco y negro por la conversación en colores y mucho más.

 

“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3)

Los momentos emocionales y románticos crean lazos de unión. Tal vez parezca que mantener ardiendo la llama del romance en una relación no sea un pilar tan importante como la seguridad o la comunicación significativa, pero sí lo es. Este tercer pilar puede ayudar a estabilizar un hogar, particularmente en tiempos difíciles.

No estamos diciendo que una pareja deba pasar todas las veladas del fin de semana cenando a la luz de las velas. (¡En muchos hogares los niños apagarían las velas, las quitarían o se las comerían mucho antes que finalizara la cena!) Pero sí estamos diciendo que las parejas sabias nunca pierden de vista la importancia que el romance tiene en el bienestar de su matrimonio.

 

 El libro del Antiguo Testamento, Cantar de los Cantares, nos muestra cómo los esposos deberían procurar alimentar su amor con frases románticas:

“Hermosas son tus mejillas entre los pendientes, tu cuello entre los collares” (Capítulo 1, versículo 10). “He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce; nuestro lecho es de flores” (Capítulo 1, versículo 16). “Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía; has apresado mi corazón con uno de tus ojos, con una gargantilla de tu cuello” (Capítulo 4, versículo 9). “Pónme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo…” (Capítulo 8, versículo 6).

 

El contacto físico significativo: El lenguaje silencioso del amor. Después de estudios y más estudios se ha llegado a la misma conclusión. Una parte esencial de un matrimonio que posee intimidad se encuentra en el contacto físico significativo. Entre otros, los investigadores de la Universidad de California, Los Ángeles, han llegado a la conclusión de que el contacto físico significativo es esencial para la formación y preservación de una relación íntima. F. B. Dresslar ha demostrado que la mujer, en particular, necesita entre ocho y diez contactos físicos significativos cada día para mantener la salud física y emocional.

 

Muchos esposos no comprenden que al privar a su esposa de contacto físico significativo fuera del contacto sexual, están abriendo la puerta para que otro hombre supla esa necesidad. Esa puerta nunca debería dejarse abierta. Los hombres no se dan cuenta de que ochenta por ciento del deseo que una mujer tiene de contacto físico no es sexual.

 

Por ejemplo, tomarse de la mano mientras se está esperando en una fila, darle un masaje en la espalda sin que se lo pidan, acariciar suavemente su cabello (¡en la dirección correcta!), y abrazarla tiernamente, son todas maneras de aumentar la intimidad en una relación.

“… Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre” (Proverbios 5:19).

 

El índice de divorcios crece

Las últimas investigacionesrealizadas a nivel mundial sobre el divorcio muestran la realidad de su crudo impacto en la sociedad actual. Al respecto, en un reciente informe de la ONU, titulado: “El hombre en la familia y las políticas familiares en un mundo cambiante”, se reveló que la cohesión de la familia estadounidense está entre las peores del mundo. El informe, publicado en febrero de 2011, concluyó que Chile e Irlanda cuentan con las menores cifras de divorcio del mundo.

 

El estudio señaló que sólo el 70 % de los niños norteamericanos crece con ambos padres, promedio inferior al 84 % registrado en el mundo desarrollado. Únicamente les va peor a los niños de Estonia.

 

Al mismo tiempo, muchos hombres alrededor del mundo desean más hijos de los que tienen. En un ejemplo del mundo en desarrollo, el informe detecta que los hombres de Benín querían tener, en promedio, 6 hijos en 2000, mientras que los datos de la División de Población de la ONU muestran que el índice de fertilidad fue de solo 5,79.

 

A la luz de los datos sobre el creciente desintegramiento del matrimonio y de la vida familiar, el informe va en busca de modificaciones en las políticas que reconozcan y respalden el “cambiante papel de los hombres en las familias”, que incluye las transformaciones en el mercado laboral, en la legislación familiar, en los servicios sociales y de salud, en la educación y en los medios.

 

Tomado del libro “El Irresistible Lenguaje del Amor” de Gary Smalley y John Trent.

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles