Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Héroes de la Fe
03 de Agosto del 2017

La fe que movió millones

John Wilbur Chapman fue uno de los más grandes predicadores de Estados Unidos. Promovió campañas evangélicas simultáneas y multitudinarias. Fue determinante para el desarrollo del cristianismo en Norteamérica, Europa, Oceanía y Asia en el final del siglo XIX y el inicio del siglo XX.

  • La fe que movió millones

Asociado al predicador Charles McCallon Alexander, en 1908, Chapman cubrió 42 puntos de Filadelfia con 21 pares de evangelistas y cantantes durante seis semanas. Más de 400 iglesias de todas las denominaciones cooperaron en este avivamiento que llegó a reunir a más de millón y medio de personas.

Ed Reese

Señalado por el predicador Dwight Lyman Moody como uno de los más grandes evangelistas de Estados Unidos, John Wilbur Chapman fue preponderante para la expansión del cristianismo en Norteamérica, Europa, Oceanía y Asia en el final del siglo XIX y el inicio del siglo XX. Gracias a su labor misionera, que se extendió por más de 37 años y combinó la Palabra de Dios con la música, más de sesenta millones de personas escucharon las buenas nuevas.

Nacido el 17 de junio de 1859 en la urbe de Richmond, en un hogar evangélico, John fue hijo de Alexander Chapman y Lorinda McWhinney. Tras una infancia sosegada, por desgracia, perdió a su madre cuando tenía 13 años. Sin embargo, su vida espiritual no se resquebrajó y en su adolescencia asistió a la escuela Quaker First Day School, en la que recibió una sólida instrucción cristiana. Además, en esta etapa acudió de forma permanente a la escuela dominical.

Primeros pasos

A los 17 años, con su fe en el Señor consolidada, Chapman decidió declarar en público su entrega al Todopoderoso. Al respecto, en alguna ocasión comentó que “una maestra de la escuela dominical, la señora Binkley, fue determinante para cristalizar mis creencias en el Evangelio”. Luego de su unión con Jesucristo, ingresó en 1876 al Oberlin College de Ohio. Tiempo después, en 1877, pasó a la Universidad Lake Forest de Chicago, en la que se graduó como licenciado en Artes en 1879.

En Chicago, la Ciudad de los Vientos, el joven creyente vivió uno de los momentos más decisivos de su existencia. En 1878, en medio de sus dudas sobre su compromiso con el Creador, asistió a una de las campañas evangelísticas de Moody, en la que terminó de convencerse sobre su misión terrenal. Entonces, se comprometió con la causa de Dios y trabajó con pasión para ser reconocido como pastor, el 13 de abril de 1881, por una congregación cristiana del distrito de Whitewater de Ohio.

Después de su ordenación, el 4 de mayo de 1882, el siervo se graduó en el Seminario Lane de Cincinnati. En seguida, seis días más adelante, se casó con Irene Steddon y se hizo cargo de las iglesias del pueblo de Liberty, ubicado en Indiana, y de la villa de College Corner, situada en Ohio. Al año siguiente, tomó las riendas del templo de la villa de Schuylerville en Nueva York. Posteriormente, en mayo de 1885, asumió la conducción de una congregación de Albany, ciudad en la que permaneció hasta 1890.

Predicador ilustre

Desalentado por la muerte de su esposa, acontecida el 1 de mayo de 1886, John acudió a una conferencia realizada en Northfield, de Massachusetts, en la que el evangelista Frederick Brotherton Meyer habló acerca del trabajo misionero y de estar dispuesto a renunciar a todo para servir a Cristo. Tras escuchar al pastor Meyer, amigo de Moody, cambió la perspectiva de su labor a favor del cristianismo y, según su testimonio, sintió que su ministerio se renovó con nuevos aires de fe.

En enero de 1890, luego de efectuar una gran tarea en Albany, el misionero se comprometió con la iglesia evangélica Bethany, de Filadelfia, que contaba con una escuela dominical con capacidad para 4820 alumnos. De inmediato, llevó a cabo un despertar religioso que cosechó 400 personas para Dios. Además, transformó el templo en un centro espiritual, educativo y social que atrajo a cientos de inconversos. En aquel momento, su pasión por las almas empezó a cobrar notoriedad.

Junto con su amigo Benjamín Mills, el reverendo formó parte en 1893 de una cruzada efectuada en Minneapolis y luego fue uno de las piezas clave de las campañas que desplegó Moody en la Exposición Universal de Chicago, celebrada por el Cuarto Centenario del Descubrimiento de América. Asimismo, ejecutó sus propios avivamientos en Boston, Montreal, Saginaw, Burligton, Saratoga, Ottawa, Bloomington, Fort Wayne y otros lugares. En 1895, Moody lo llamó “el más grande evangelista de Estados Unidos”.

Chapman ocupó el cargo de vicepresidente del Instituto Bíblico de Chicago y fue una fuente permanente de inspiración para todos los que trabajaron con él en esta institución. Adepto a la evangelización directa, el misionero reclutó en 1893 a Billy Sunday para que lo apoyara en su quehacer religioso. Empero, en 1896, volvió a tomar las riendas de la congregación Bethany, a la que dirigiría con acierto hasta 1899. De su mano, esta iglesia se transformó en una de las más grandes de Norteamérica.

En 1895, mientras predicaba en Indianápolis, el reverendo Sol C. Dickey le sugirió iniciar una Conferencia Bíblica. Al principio, rechazó la idea, pero después le brindó su apoyo y contribuyó en la formación de la Conferencia Bíblica del Lago Winona, que ayudó a la expansión del cristianismo en territorio estadounidense. Después, en marzo de 1899, aceptó la dirección de una congregación en Nueva York, donde permaneció hasta 1902. Posteriormente, en 1900, tuvo la bendición de ir a Tierra Santa.

Un revolucionario

Hombre de voz potente y comportamiento sofisticado, John fue nombrado secretario del comité de evangelización de la denominación presbiteriana el 30 de octubre de 1901. En aquel momento, supervisó las labores de 51 evangelistas en 470 ciudades y se dio tiempo para escribir Evangelismo de hoy en día, un libro ampliamente utilizado por aquellos días. John Converse, un líder laico, le solicitó que desarrollara campañas evangélicas simultáneas y financió sus gastos hasta su muerte en 1910.

Apoyado por Converse, John Wilbur diseñó un revolucionario método de evangelización de masas. Su técnica consistió en el empleo de una plantilla de asistentes en reuniones celebradas paralelamente en muchos sectores de una ciudad. En 1904, trasladó 17 predicadores a 9 puntos de Pittsburgh, donde reunió a más de 7000 creyentes y sentó las bases de una novedosa fórmula de cristianización. Luego, en 1906, realizó una campaña similar en Syracuse con grandes resultados.

Asociado al predicador Charles McCallon Alexander, desde el 12 de marzo al 19 de abril de 1908, Chapman cubrió 42 puntos de Filadelfia con 21 pares de evangelistas y cantantes durante seis semanas. Más de 400 iglesias de todas las denominaciones cooperaron en este avivamiento que reunió a más de millón y medio de personas. A principios de 1909, distribuyó durante tres semanas a 30 misioneros y músicos en 27 áreas de Boston. El despertar, que fue reseñado por la prensa secular, incluyó charlas especiales y contó con una audiencia global estimada en alrededor de 720 000 individuos.

En 1909, secundado por Alexander, el predicador pasó gran parte de su tiempo en un viaje evangelísticos alrededor del mundo. Su gira internacional empezó el 26 de marzo y culminó el 26 de noviembre. En su andar, visitó Melbourne, Sídney, Manila, Hong Kong, Cantón, Nanking, Hankow, Beijing, Tientsin, Seúl, Kioto, Tokio y Yokohama. Después, del 16 de octubre al 27 de noviembre de 1910, reunió en Chicago a más de 800 000 personas con el apoyo 400 congregaciones. Al año siguiente, visitó Inglaterra, Canadá, Irlanda y Gales.

En el momento de mayor impacto de su ministerio, en 1912, se estimó que el evangelista había realizado más de 50 000 prédicas, que alcanzaron a aproximadamente 60 millones de oyentes. Su trabajo a favor del afianzamiento del cristianismo prosiguió hasta 1918. En este tiempo, llegó a Auckland, Tasmania, Ceilán, Glasgow, Islas Fiji y Hawái. Asimismo, consolidó la presencia de Jesucristo en diversos puntos del territorio de Estados Unidos, como Atlanta, Georgia, Washington y Pensilvania.

En el ocaso de su vida, John Chapman lideró los esfuerzos desplegados por la congregación presbiteriana para solucionar los problemas de reconstrucción surgidos de la Primera Guerra Mundial. El 25 de diciembre de 1918, en Nueva York, dejó de existir luego de someterse a una operación a la vesícula biliar. Gracias a su técnica de evangelización en masa y su prolífico trabajo literario y musical, descolló como uno de los ministros más destacados a la hora de predicar la Palabra.

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles