Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
15 de Agosto del 2017

Traficante de drogas se convierte a Cristo y rescata personas del crimen

“El sufrimiento de mi madre me hizo ver el mal camino que llevaba y cual sería mi fin, donde decidí cambiar mi vida de perdición para darle todo a Dios”.

  • Traficante de drogas se convierte a Cristo y rescata personas del crimen

Júlio Bomfim Santana de Jesús, desde joven quiso incursionar en el mundo de la música, pero su situación le fue adversa ha dicho sueño, involucrándose así  en el  tráfico de drogas para conseguir su objetivo.

➤ Vea tambíen: Satanista abandona la iglesia luciferiana y se convierte a Cristo

Luego de varios años en el mundo de las drogas, y con dinero mal habido logró su sueño de ser un cantante, grabar un disco y poder ser reconocido en los medios de comunicación de Brasil.

Sin embargo tenía una vida paralela, convertido en un famoso cantante, llevaba a su par un rango de líder del crimen en la región metropolitana de Salvador, Estado de Bahía.

Durante sus años de atraco en los barrios de Salvador, mucha gente reconocía a Julio como el “Robín Hood” por entregar parte de lo robado a la gente más necesitada, mediante productos de primera necesidad. “Sabía que el dinero era mal habido, pero eso me ayudaba a limpiar un poco mi mente criminal” cuenta Bomfim.

Un hecho familiar, motivó en él acercarse a Dios, una llamada de su madre motivó a Júlio a, finalmente, volver a andar en la línea. "Mi madre llamó a la hora que mi padre murió y dijo: 'mi hijo, si usted continúa en esa vida, va a morir, y si mueres, yo muero también'. Eso rasgó mi corazón y yo pensé: 'no puedo matar a mi madre de disgusto' ", recuerda.

Esas palabras retumbaron su mente y corazón, comprendiendo lo que iba a causar si seguía en esa misma vida “con la muerte de mi padre a puertas, no puedo matar a mi madre también” recordó.

Finalmente, Julio busco una iglesia donde se arrepintió de sus pecados y crímenes cometidos en su vida. Aceptando a Dios como su único salvador.  Este paso le sirvió también para entregarse a la policía y cumplir con los 11 meses de prisión que se le impuso. Comenzando así una nueva vida en Dios.

"Puedo no tener dinero, pero tengo paz. Sé que soy salvo", concluyó. Él ahora canta y predica la palabra de Dios, rescatando  a personas inmersas en la criminalidad.

Fuente: Noticias Cristianas

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles