Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
16 de Febrero del 2018

¿Cómo predicarle a un musulmán? Parte 2

Los cristianos debemos amar, no temer, a los musulmanes. El musulmán, como todos los demás, es muy valioso ante los ojos de Dios y necesita reconciliarse con Él a través de Cristo. A los cristianos se nos ha encomendado compartir amorosamente el evangelio con todos, sin importar su religión.

  • ¿Cómo predicarle a un musulmán? Parte 2

►Vea también: ¿Cómo predicarle a un musulmán? Parte 1

Al igual que la Biblia, el Corán enseña que las personas son descendientes de Adán y Eva. Sin embargo, el Corán enseña, además, que su dios, Alá, inspiró el pecado en la humanidad. Los musulmanes creen que los humanos son pecadores porque Alá lo quiso así. En cambio, la Biblia enseña que los humanos, no Dios, fueron los que causaron el pecado a través de la rebelión contra Dios.

En cuanto a la salvación, el Corán enseña que se alcanza por las buenas obras, mediante la oración, la limosna y el ayuno. Sin embargo, el Corán también enseña que Alá ha predeterminado el destino de cada persona; es decir, que todos, tanto justos como injustos, podían ser llevados al infierno por Alá. Tal es esta doctrina, que incluso el mismo Mahoma no estaba seguro de su salvación.

En la actualidad, cada vez que los musulmanes mencionan el nombre de Mahoma, siempre agregan la frase: "La paz sea con él", porque el destino eterno de su máximo profeta es incierto, por eso le piden a su dios que sea misericordioso con él. Por tanto hay una contradicción entre las enseñanzas de salvación del Corán mediante obras y su enseñanza de que Alá determina la salvación.

Por otra parte, la Biblia enseña que ninguna buena obra puede hacer que una persona sea justa; es solo a través de la justicia de Cristo que una persona puede ser salva. Solo el corazón verdaderamente arrepentido pueda ser salvado por gracia mediante la fe personal en la obra terminada de Jesucristo en la cruz.

Debemos reconocer que no podemos alcanzar a un musulmán por nuestra cuenta. No importa cuanta apologética sepamos, debemos permitir que el Espíritu Santo guíe nuestros pensamientos, palabras y acciones. Además, hay que presentar el evangelio con humildad y respeto, permitiendo que nuestros amigos musulmanes escuchen el mensaje.

Fuente: Answers in Genesis

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles