Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Portada
09 de Abril del 2012

¿De qué murió Jesús?

Expertos médicos, historiadores y arqueólogos han examinado en detalle la ejecución que Jesucristo voluntariamente soportó. Todos coinciden en que sufrió una de las formas más duras y dolorosas de pena capital jamás imaginada por el hombre.

  • ¿De qué murió Jesús?

El sufrimiento intenso empezó antes de que se iniciara la vejación. Jesús tenía el peso del mundo sobre sus hombros; incluso antes de que la crucifixión empezara, mostraba claramente síntomas físicos relacionados con un intenso sufrimiento.

 

La noche anterior a la ejecución sus discípulos dicen haber visto a Jesús en "agonía" sobre el Monte de los Olivos; no tan solo no durmió en toda la noche, sino que parece haber estado sudando abundantemente. Tan grande era el sufrimiento que había pequeños vasos sanguíneos que se rompían en sus glándulas sudoríficas y emitían gotas rojas tan grandes que caían al suelo (véase Lucas 22:44). Este síntoma de intenso sufrimiento se llama hematohidrosis.

 

Jesús estaba físicamente agotado y en peligro de sufrir un colapso si no recibía líquidos. Este es el Hombre al cual los soldados romanos torturaron. Antes de la crucifixión, Cristo oró en el Jardín del Getsemaní; el discípulo y médico Lucas señaló lo siguiente: "Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra." (Lucas 22:44). Esto fue escrito por Lucas, un hombre bien educado y un observador cuidadoso de profesión. Lucas es también el único escritor que menciona el sudor de sangre, posiblemente debido a su interés como médico en este raro fenómeno fisiológico.

 

De acuerdo con el Dr. Frederick Zugibe, Jefe Examinador Médico del Condado de Rockland, Nueva York, a pesar de que esta dolencia es poco frecuente, es bien conocido y ha habido muchos casos de la misma. Alrededor de las glándulas sudoríparas, hay múltiples vasos sanguíneos

 

en un formulario a modo de red; bajo la presión de una gran tensión, los vasos se contraen; luego, cuando la ansiedad pasa a los vasos sanguíneos, se dilatan hasta el punto de ruptura. La sangre entra en las glándulas sudoríparas y a medida que éstas producen sudor, la sangre brota a la superficie en forma de gotas.

 

¿Cuál era la fuente de estrés y angustia de Jesús? Es evidente que estaba en una intensa agonía. Siendo el Hijo de Dios conocía en detalle todo lo que estaba a punto de sucederle. Sabía que estaba físicamente frente a una de las formas más horribles de la pena capital. Su cuerpo era humano y sentía lo mismo que cualquier hombre o mujer sometido a los mismos castigos. ¿Fue este el origen de su estrés severo? Es dudoso.

 

El peso más grande sobre Jesús era el conocimiento de que pronto asumiría todos los pecados del hombre e iba a sufrir una forma de infierno destinado a los pecadores perdidos.

 

Jesús podría haber evitado todo esto y simplemente desaparecer; podría haber utilizado una legión de ángeles para protegerlo; podría haber hecho su piel impenetrable. Podría haber anestesiado su dolor, pero eligió hacer ninguna de estas cosas. Más bien, voluntariamente escogió ser "herido por nuestras transgresiones" y "molido por nuestros pecados" para que pudiera pagar por nuestros pecados y sufrir la muerte humana.

 

"Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados… Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca" (Isaías 53:5, 7).

 

LOS AZOTES

 

Fueron tres los momentos claves y de mayor sufrimiento a los que Jesús fue sometido: Los castigos que daban los romanos: la flagelación era un preliminar legal para toda ejecución romana. Desnudaban la parte superior del cuerpo de la víctima, lo sujetaban a un pilar poco elevado, con la espalda encorvada, de modo que al descargar sobre ésta los golpes, nada perdiesen de su fuerza y golpeaban, sin compasión y sin misericordia alguna. El instrumento usual era un azote corto (flagrum o flagellum) con varias cuerdas o correas de cuero, a las cuales se ataban pequeñas bolas de hierro o trocitos de huesos de ovejas a varios intervalos.

 

De este modo, cuando los soldados azotaban repetidamente y con todas sus fuerzas las espaldas de su víctima, las bolas de hierro causaban profundas contusiones y hematomas. Los huesos de oveja desgarraban la piel y el tejido celular subcutáneo. Al continuar los azotes, las laceraciones cortaban hasta los músculos, produciendo tiras sangrientas de carne desgarrada, lo que creaba las condiciones para producir una pérdida importante de líquidos (sangre y plasma). Hay que tener en cuenta que la hematidrosis (sudoración de sangre) había dejado la piel muy sensible en Jesús.

 

LA CORONA DE ESPINAS

 

En el estado de sufrimiento de Cristo, tras los crudos golpes que habían sido suficientes para matarlo, se agravó con la inserción de las espinas, profundas, en su cabeza. Su cuerpo ya estaba magullado, cortado y sangrante, y siguiendo las Escrituras y los dichos de los Apóstoles, no había tenido ningún alimento durante muchas horas, lo que se habría agravado por la pérdida de líquidos tras las abundantes hemorragias. Eso hizo suponer que Jesús estaría gravemente deshidratado. Esta tortura brutal ciertamente le habría llevado a lo que los médicos llaman colapso o shock.

 

Cuentan las Escrituras, que al momento de la "coronación" congregaron a toda la corte conformada por entre 400 y 600 hombres para burlarse de Él. Allí lo desnudaron, lo hicieron sentar sobre cualquier banco de piedra, le echaron en las espaldas una capa corta color grana y le encasquetan la corona de espinas con fuerza sobre la cabeza, le pusieron una caña por cetro en la mano derecha y empieza la farsa… "¡Salve, Rey de los judíos! Y le golpeaban en la cabeza con una caña, y lo escupían, y puestos de rodillas le hacían reverencias. Después de haberlo escarnecido, lo desnudaron…" (Marcos 15:15-20; Mateo 27:26-31; Juan 19:1-3).

 

La palabra "corona" ha inducido a pensar en un cerco de espinas en torno a la cabeza, tal como lo presentan los crucifijos, pero la frase empleada por Marcos al igual que Juan es: "Plexantes stephanon ex acanthon… epethekan epi tes kefales autou", lo que significaría según los investigadores: "Entretejiendo una corona de espinas que pusieron sobre su cabeza". Estas espinas de una planta local se entretejían alrededor de la cabeza horizontalmente de la frente a la nuca pasando por encima de las orejas.

 

CRUCIFIXIÓN

 

El efecto principal de la crucifixión, aparte del tremendo dolor que presentaba en sus brazos y piernas, era la marcada interferencia con la respiración normal, particularmente en la exhalación. El peso del cuerpo jalado hacia abajo, con los brazos y hombros extendidos, tendían a fijar los músculos intercostales a un estado de inhalación y por consiguiente afectando la exhalación pasiva. De esta manera la exhalación era primeramente diafragmática y la respiración, muy leve. Esta forma de respiración no era suficiente y pronto produjo retención de CO2 (hipercapnia).

 

Para poder respirar y ganar aire, Jesús tenía que apoyarse en sus pies, tratar de flexionar sus brazos y después dejarse desplomar para que la exhalación se produjera. Pero al dejarse desplomar le producía igualmente una serie de dolores en todo su cuerpo.

 

El desarrollo de calambres musculares o contracturas tetánicas debido a la fatiga y la hipercapnia afectaron aún más la respiración. La exhalación adecuada requería que se incorporara el cuerpo, empujándolo hacia arriba con los pies y flexionando los codos, aductando los hombros. Esta maniobra colocaría el peso total del cuerpo en los tarsales y causaría un tremendo dolor. Más aún, la flexión de los codos causaría rotación en las muñecas en torno a los clavos de hierro y provocaría enorme dolor a través de los nervios lacerados. El levantar el cuerpo rasparía dolorosamente la espalda contra el estipe (la madera vertical de la cruz donde quedaba apoyada la espalda). Como resultado de eso, cada esfuerzo de respiración se volvería agonizante y fatigoso, eventualmente llevaría a la asfixia y finalmente a su fallecimiento.

 

EL LANZAZO

 

Era costumbre de los romanos que los cuerpos de los crucificados permaneciesen largas horas pendientes de la cruz, a veces hasta que entraban en putrefacción o las fieras y las aves de rapiña los devoraban.

 

Por lo tanto, antes de que Jesús muriese, los príncipes de los sacerdotes y sus colegas del Sanedrín pidieron a Pilato que, según la costumbre romana, mandase rematar a los ajusticiados, haciendo que se le quebrasen las piernas a golpes. Esta bárbara operación se llamaba en latín crurifragium (Juan 19:31-37).

 

Las piernas de los ladrones fueron quebradas, mas al llegar a Jesús y observar que ya estaba muerto, renunciaron a golpearlo, pero uno de los soldados, para mayor seguridad, quiso darle lo que se llamaba el "golpe de gracia" y le traspasó el pecho con una lanza.

 

Por esta sangre y por esa agua que salieron del costado, los médicos han concluido que el pericardio (saco membranoso que envuelve el corazón) debió ser alcanzado por la lanza, o que se pudo ocasionar la perforación del ventrículo derecho, o tal vez había un hemopericardio postraumático, o representaba fluido de pleura y pericardio, de donde habría procedido la efusión de sangre l

 

CAUSAS DE LA MUERTE

 

Después de sufrir la flagelación, el largo vía crucis y la dolorosa crucifixión, Jesucristo murió de asfixia, insuficiencia cardiaca aguda y finalmente un infarto al miocardio, pero si hubiera necesidad de realizar una ficha o informe final de las causas clínicas de su fallecimiento, serían al menos diez los diferentes aspectos médicos que le causaron la muerte.

 

El médico Frederick Farrar describe el efecto torturador pretendido: "una muerte por crucifixión parece incluir todo lo que el dolor y la muerte puedan tener de horrible y espantoso, vértigo, calambres, sed, inanición, falta de sueño, fiebre, tétano, vergüenza, publicación de la vergüenza, larga duración del tormento, horror de la anticipación, mortificación de las heridas no cuidadas..."

 

Un médico lo resumió como "una sinfonía del dolor" producida por cada movimiento, con cada inspiración, incluso una pequeña brisa sobre su piel podría causar un dolor intenso en ese momento.

 

Zugibe cree que Cristo murió de un colapso debido a la pérdida de sangre y líquido, más un choque traumático por su heridas, además de una sacudida cardiogénica que causó que el corazón sucumbiera.

 

James Thompson cree que Jesús no murió por agotamiento, ni por los golpes o por las 3 horas de crucifixión, sino que murió por agonía de la mente, la cual le produjo el rompimiento del corazón. Su evidencia viene de lo que sucedió cuando el soldado romano atravesó el costado izquierdo de Cristo. La lanza liberó un chorro repentino de sangre y agua (Juan 19:34). Esto no solo prueba que Jesús ya estaba muerto cuando fue traspasado, sino que Thompson cree que ello también es una evidencia del rompimiento cardíaco.

 

El renombrado fisiólogo Samuel Houghton cree que tan solo la combinación de crucifixión y ruptura del corazón podría producir este resultado. Cualquiera que fuere la causa final de la muerte, no hay duda de que fue dolorosa más allá de lo descriptible con la palabra.

 

Cerca del fin, cuentan las Escrituras, un criminal crucificado junto a Él se burló: "Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros" (Lucas 23:39). Quizás, no sabía que el hombre al cual él hablaba estaba colgado allí voluntariamente.

 

Jesús permaneció en su agonía y vergüenza, según la fe, no porque era omnipotente, sino por su increíble amor por la humanidad. Sufrió para crear el camino necesario para la salvación de todos, de quienes creen en Él o no.

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles