Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
17 de Mayo del 2018

Apologética: La Tierra, 6 mil años de antigüedad

Cuando buscas referencias bíblicas, ¡las matemáticas no son tan difíciles!

  • Apologética: La Tierra, 6 mil años de antigüedad

►Vea también: Ataque de ISIS ayudó accidentalmente a corroborar el Antiguo Testamento

Todos hemos escuchado las historias de terror de las matemáticas. Los docentes de las escuelas públicas obligan a los estudiantes a realizar extraños y tortuosos procedimientos para hacer cálculos simples. Por ejemplo, muchos de nosotros solíamos ser capaces de sumar 121 más 13 en 1.72 segundos. Con el método Núcleo Común se realiza en 7 pasos que toman 3 minutos y 18 segundos.

Puede que pienses que necesitas hacer una gimnasia matemática similar a esta para saber la edad de la Tierra, así que prefieres dejarles el tema a los científicos. O quizá prefieres ignorarlo porque no entiendes cómo esto podría ayudarte en tu búsqueda de Dios. Bueno, este no es un problema de salvación, pero sí de autoridad.

Para aquellos que creen en la visión evolutiva de la historia, determinar la edad de la Tierra es un proceso complicado. Primero debes encontrar un meteorito, aplastarlo y luego enviarlo a un laboratorio para su análisis. (¿Por qué un meteorito? Trataré de eso más adelante). Los especialistas miden la proporción de isótopos y la introducen en un cálculo complejo que tiene en cuenta la tasa de descomposición radiométrica. Aparece un número aproximado de 4,500,000,000 de años (o al menos ese es el resultado esperado). ¡Demasiados ceros!

Pero si miras a la Biblia como la fuente fidedigna que es, hallarás una respuesta mucho más sencilla. Y ni siquiera tendrás la necesidad de encontrar un meteorito. Todo lo que necesitas es una Biblia y una calculadora. Es más, te invito a abrir tu Biblia en Génesis 5. A pesar de que hay gente que puede bromear sobre la lectura de genealogías como un sustituto de contar ovejas, estas, en realidad, tienen un propósito muy importante dentro de la Palabra de Dios. Las genealogías demuestran la naturaleza histórica de los primeros capítulos del Génesis. Los hombres de verdad tenían hijos de verdad, y sabemos cuántos años tenía cada hombre en el nacimiento de sus hijos.

Muchos se refieren a las genealogías en Génesis 5 y 11 como cronogenealogías, ya que cada nombre en ambos capítulos contiene una marca de tiempo. Set nació cuando Adán tenía 130 años, y Set tenía 105 cuando nació Enós. De Adán a Enós pasaron 235 años. Usando tu calculadora (no te diré que lo hagas con la técnica del Common Core), puedes observar la lista y sumar los años desde Adán hasta Noé.

Te debe salir 1556 años hasta el nacimiento de los hijos de Noé (esperaré a que revises mis cálculos). Pero no eran trillizos: Sem era el hijo del medio (Génesis 9:24, 10:21), nacido cuando Noé tenía 502 años. Eso trae la fecha del nacimiento de Sem a 1558 años después de la creación de Adán.

Puedes observar los datos de los descendientes de Sem en Génesis 11:10 y continuar sumando las fechas. Llegas a Taré, acumulando 320 años más. Con un análisis minucioso de Génesis 11:32 y 12:4, sabemos que Taré tenía 130 años cuando Abraham nació. Sumar todo esto nos da un lapso de tiempo aproximado de 2008 años desde Adán hasta Abraham.

Existen algunas diferencias en varios manuscritos antiguos que debes estudiar si quieres entender este tema en detalle. Encontrarás que las fechas varían muy poco. Incluso si, como algunos cristianos proponen, faltaran nombres en estas genealogías y Arfaxad, por ejemplo, fuera realmente el nieto de Sem, el tiempo no cambia (porque la Biblia es clara acerca de qué edad tenía Sem cuando nació Arfaxad).

Entonces, ahora sabemos que hubo unos 2000 años desde Adán hasta Abraham, pero ¿cómo llegamos al presente? Piensa hacia atrás desde este punto. Pregunta sorpresa: ¿Cuántos años han pasado desde la vida de Jesús hasta el presente? Dado que nuestro calendario moderno da fechas en Anno Domini (el año de nuestro Señor), la respuesta es fácil: alrededor de 2000 años.

Todo lo que queda es determinar el tiempo entre Jesús y Abraham. Esto es un poco más complicado, pero investigando un poco de libro en libro, es posible calcular la respuesta bíblica. Los estudiosos de la Biblia no están de acuerdo en algunos detalles, pero el desacuerdo total abarca solo unos 200 años. La mayoría de los historiadores, incluso aquellos que no creen en la Biblia, están de acuerdo en que Abraham nació alrededor del año 2000 a. C., y esta fecha coincide con el registro bíblico.

Ahora tienes las tres piezas para sumar, pero es evidente que, puedes hacer este cálculo en tu mente. Desde la creación hasta Abraham son aproximadamente 2000 años. De Abraham a Jesús aproximadamente otros 2000 años, y de Jesús a la actualidad unos 2000 años. 2 + 2 + 2 = 6. Eso significa que la Tierra, y todo el universo creado, tiene aproximadamente 6000 años de antigüedad.

Sumar el tiempo entre algunas figuras clave en la Biblia puede ser una forma simple de aproximarse a la edad de la Tierra. 

Esto puede sonar radical si siempre has escuchado que la Tierra tiene 4,500 miles de millones de años. Pero, ¿con qué autoridad debería usted aceptar esa aseveración? Los cristianos deben ver en la Palabra de Dios para determinar lo correcto y lo incorrecto. Entonces, ¿por qué no deberían hacerlo en asuntos como la edad de la Tierra? Si te fías en la interpretación del hombre del mundo natural y de la edad de la Tierra, pones tu confianza en el hombre y no en Dios.

Los científicos que creen que el universo tiene miles de millones de años, suponen que la Tierra y los meteoros se formaron al mismo tiempo a partir de una nube de escombros girando. Además de eso, los métodos de datación radiométrica que usan para determinar las edades de los meteoritos dependen de más suposiciones. Esta cadena de suposiciones no es confiable y está totalmente en desacuerdo con la Biblia. Estamos hablando de miles frente a miles de millones: eso es más que un error de redondeo.

Sin estos supuestos miles de millones de años, la evolución no sería concebible, porque las ideas de la evolución humana están relacionadas a las ideas de la edad de la Tierra. No necesitas esas vastas cantidades de años si confías en que Dios creó a las plantas, animales y humanos de manera sobrenatural, como dice en Génesis 1.

Si no puedes confiar en la Palabra de Dios cuando habla sobre la edad de la Tierra, ¿cómo puedes confiar en ella cuando dice que Jesús resucitó de entre los muertos? Los mismos científicos escépticos que dicen que la Tierra tiene 4,500 miles de millones de años te dirían que los hombres muertos no se levantan de la tumba días después. Entonces, ¿en quién vas a confiar?

*Artículo escrito por Roger Patterson de Answers in Genesis

*Traducción: Impacto Evangelístico

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles