Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Héroes de la Fe
06 de Mayo del 2019

EL REFORMADOR ESPAÑOL

Cipriano de Valera, reconocido ampliamente por ser el primer revisor de la Biblia del Oso, contribuyó con la expansión de cristianismo del siglo XVI. Fue uno de los responsables de la versión de las Escrituras más empleada en la actualidad por las congregaciones cristianas de habla hispana.

  • EL REFORMADOR ESPAÑOL

Por Arthur Kinder

Su nombre es sobradamente conocido como el primer revisor de la versión estándar evangélica de la Biblia en español. Cipriano de Valera, un antiguo monje de Sevilla, fue uno de los personajes más relevantes de la historia del cristianismo del siglo XVI y un hombre de fe que contribuyó a expandir la Palabra de Dios. Los hechos de mayor importancia de su vida y sus obras más conocidas constituyen un interesante ejemplo de un movimiento a menudo ignorado.

Algunos españoles que abrazaron la Reforma en su misma patria escaparon de la amenaza impuesta por la Inquisición al encontrar refugio en un clima teológico más seguro y compatible en tierras conquistadas por el Evangelio. La historia de estos individuos, quizá, no sea tan conocida como algunos piensan. Uno de estos refugiados fue el hermano Cipriano. Nacido en 1532, probablemente en Fregenal de la Sierra, pasó seis años en la Universidad de Sevilla.

En la histórica casa de estudios andaluza se instruyó en Dialéctica y Filosofía, y se licenció. A los 20 años era ya miembro de la Orden de San Jerónimo, en el monasterio de San Isidoro del Campo, donde se familiarizó con las ideas doctrinales del teólogo holandés Erasmo de Róterdam. Allí, además, formó parte de un grupo de fieles que fue acusado de herejía por la Inquisición en 1557 debido a sus pensamientos leales a las Sagradas Escrituras del Altísimo.

CRISTIANO NÓMADA

Parte del foco reformador gestado en tierras españolas, huyó de su país en busca de libertad junto con algunos compañeros evangélicos del monasterio. El seguidor de Cristo dejó su nación y se internó, justo a tiempo, en un camino sin retorno que lo llevó al corazón de Europa. Más tarde, después de haber sido juzgado en ausencia el 26 de abril de 1562, fue encontrado culpable de apostasía por el tribunal de la Inquisición y su efigie fue quemada en la hoguera.

El caso de Valera no fue, de ninguna manera, el único. Alrededor de una docena de sus compañeros sevillanos escaparon por sinuosas rutas, muchas de ellas no registradas, a la ciudad de Ginebra, en aquel momento refugio y bastión de la fe evangélica. Señalado como “el hereje español” por excelencia, fue recibido en tierras suizas junto con el piadoso Juan Pérez de Pineda, escritor y traductor cristiano, y otros seis españoles el 10 de octubre de 1558.

Tras residir un breve tiempo en Suiza, decidió que Inglaterra, gobernada por la reina Isabel I, sería un mejor lugar para vivir y entonces se marchó a Londres. Aunque se estableció allí una congregación española, pastoreada por Casiodoro de Reina, un antiguo compañero de la Orden de San Jerónimo, no se integró completamente a esta iglesia. Al cabo de poco tiempo, terminó en la Universidad de Cambridge, en la que le revalidaron su título de Sevilla el 9 febrero de 1559.

Después, el 12 de enero de 1560, fue nombrado académico del College Santa María Magdalena, uno de los colegios que constituyen Cambridge, donde enseñó posiblemente Teología. Permaneció en este puesto hasta 1567. Luego de esto se fue a vivir a Londres. Descrito como maestro de doctrina cristiana y profesor de escuela en un documento del 5 de mayo de 1571, se hizo cargo del templo de Reina en 1563 cuando su coterráneo se vio obligado a huir de las Islas Británicas.

FÉRTIL AUTOR

En 1588, año del ataque de la Armada Invencible contra Inglaterra, se produjo un cambio decisivo en la existencia de Valera. En ese momento, fue publicada su primera obra y desde ese instante hasta su muerte produjo libros con regularidad. Todos sus textos estaban escritos en español y, con seguridad, su principal ideal era influir en España; aunque, sin duda alguna, Valera también tenía la intención de animar a los exiliados a causa de la fe.

Hombre que buscaba con su labor editorial hacer accesible la Palabra como un arma efectiva contra el Anticristo en su pueblo, informó que su primera publicación fue financiada con el apoyo de dos comerciantes cristianos flamencos. Este manual, Dos tratados, era un volumen de cerca de quinientas páginas que objetaba la figura del papa y cuestionaba la validez de la misa. Fue la primera edición original de una obra española y el segundo libro en castellano publicado en Gran Bretaña.

Opuesto a la crueldad desatada en el Nuevo Mundo por los Reyes Católicos después del descubrimiento de América, el siervo del Todopoderoso divulgó en 1594 su segunda obra: Tratado para confirmar los pobres cautivos de Berbería en la católica y antigua fe y religión cristiana y para consolarlos, con la Palabra de Dios en las aflicciones que padecen por el Evangelio de Jesucristo. En su exposición combatió la ignorancia doctrinal y ofreció los argumentos para mantener la fe.

Dos años más tarde, un Nuevo Testamento en español salió al público, editado por Valera y tomado de la versión hecha por Casiodoro de Reina para su Biblia de 1569. Este impreso contiene una revisión del texto original y cuenta con un prefacio, de once páginas, que justifica mediante las Escrituras la traducción del libro que contiene el mensaje del Creador para la humanidad. Además, dispone de una breve historia de la versión hispana de la joya de la literatura universal.

También, en 1596, el exégeta sacó una segunda edición del libro Catecismo, que significa forma de instrucción: que contiene los principios de la religión de Dios, útil y necesario para todo fiel cristiano. Compuesto en manera de diálogo, donde pregunta el maestro y responde el discípulo, traducción de Juan Pérez de Pineda del trabajo de Juan Calvino, casi totalmente idéntica a la primera, editada en Ginebra en 1559, e incluso repitió el prefacio del mencionado autor español.

Su siguiente impreso salió en 1597, cuando completó la labor de traducir al castellano la quinta edición de La Institución, de Juan Calvino. Esta publicación fue realizada en un volumen de 1090 páginas, con una introducción de 13 páginas hecha por él y dirigida a los “fieles de la nación de España”. En su escrito, manifiesta, además, que Cristo levantó a Calvino, el “doctísimo intérprete de las Escrituras”, para ser uno de los varios “instrumentos de su gracia”.

OBRA CUMBRE

En 1602, apareció en Ámsterdam el trabajo cumbre de Valera: La Biblia. Que es, los sacros libros del Viejo y Nuevo Testamento. Segunda edición. Revisada y conferida con los textos hebreos y griegos y con diversas traslaciones. Se trata, como él explicó en el largo título que le puso, de la revisión de la Biblia del Oso que llevó a cabo. A este trabajo, que con propiedad se podría definir como una segunda edición de la Biblia de Reina, le dedicó veinte años.

Motivado por la escasez de ejemplares de la obra de Reina debido a la represión impuesta por los inquisidores españoles, el evangelista creyó necesario imprimir nuevos ejemplares de las Escrituras con notas que iluminasen el sentido de los textos bíblicos que los lectores de habla española pudieran disfrutar de nuevo de la Palabra en su propia lengua. En la actualidad, es la traducción más empleada por las diversas congregaciones cristianas hispanas de la Tierra.

La vida y las publicaciones de Cipriano de Valera, quien posiblemente dejó de existir en 1602, representaron su papel valioso en la historia de la segunda fase de la Reforma. Fue un español viviendo en Londres que intentó asegurar una provisión de literatura evangélica para sus compatriotas en su país y en el exilio en Europa, y apoyar la causa iniciada por Martín Lutero editando impresos útiles para conocer la sana doctrina y que vivió una historia fructífera en su país de adopción.

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles