Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Historias de Vida
03 de Diciembre del 2019

SARAVANAN, ARRODÍLLATE ANTE DIOS

Desde muy niño negaba la existencia de Jesús. Creía en los ídolos, hasta que un milagro lo llevó a voltear su mirada al cristianismo y dejar una vida llena de dioses y rituales paganos por una vida consagrada a Dios. Es que su suegra sanó de una enfermedad grave cuando los médicos le auguraban pocas esperanzas.

  • SARAVANAN, ARRODÍLLATE ANTE DIOS

Por Steven López / Fotos: Archivo familiar

El año 2009 no fue fácil para Saravanan y su entorno más cercano. Por meses la muerte rondó su hogar para desesperación de todos. Su suegra había caído en cama a causa de una infección renal y tenía muy pocas esperanzas de sobrevivir. Los médicos agotaron todos los esfuerzos y le dieron una esperanza de vida de solo el 30%.

Los familiares buscaron por semanas una tabla salvadora, algo que permitiera superar el difícil trance del mal casi terminal. Acudieron a numerosos especialistas, pero todo parecía en vano. Solo les quedaba aferrarse a un milagro. Saravanan apreciaba mucho a su suegra y quería mantenerla con vida. Todos los días rogaba a los dioses del hinduismo que le conservara la vida. Cada mañana se ponía de hinojos ante sus ídolos para implorar salvación, pero la salud de la anciana decaía, cada vez más.

Por su parte, Gandhimathi, su esposa, angustiada por la situación de su madre, recordó su niñez, cuando estudiaba en una escuela cristiana, y decidió acudir al Dios verdadero junto a sus hermanas. Todos los días oraban en busca de la grandeza del Señor. Saravanan se enteró y montó en cólera. Practicaba en hinduismo desde muy niño y no podía admitir que su propia esposa se inclinara por un credo distinto. Rechazó tajantemente la búsqueda de Cristo y prohibió todo tipo de oración cristiana.

Sin embargo, a escondidas, la mujer y sus hermanas seguían orando con profunda fe, hasta que el clamor llegó al cielo y la enferma recibió la sanidad en su cuerpo, justo cuando faltaba dos días para una operación extrema. El milagro estaba hecho. La felicidad invadió la familia. La madre y las tres hijas aceptaron a Jesucristo en su corazón.

LA IDOLATRÍA

Saravanan desconoció el milagro, lo atribuyó a sus ruegos ante los dioses del hinduismo y siguió rechazando el cristianismo. Su familia original practicaba el hinduismo desde hacía muchas generaciones atrás y, por esa razón, no concebía otra religión más que esa. Era el último hijo del matrimonio Thiruparkadal y Perumal Ammal. Nació el estado de Tamil Nadu en la India y desde pequeño fue instruido en la veneración de los dioses hindúes.

En la adolescencia fue un joven muy correcto, disciplinado y empeñado en superarse. La lectura de libros de meditación era su pasatiempo favorito. A los 16 años ingresó a la Birla Institute of Techonology and Science para estudiar Ingeniería mecánica. A la par, se iba introduciendo más en la práctica de la meditación trascendental . Pasaba horas adorando a diversos dioses, participaba en comunidades como el baba de Himalaya, Aurobindo de Pondicherry y en otras reuniones.

Culminó sus estudios con altas calificaciones y fue seleccionado para trabajar en una empresa importante en los Emiratos Árabes Unidos. Durante su estadía en ese país, se involucró más en la veneración a los ídolos. Después de tres años de experiencia en Oriente Medio, recibió una nueva oferta laboral. Esta vez tendría que viajar a Omán. Fue en medio de los viajes y el trabajo que conoció a Gandhimathi, una joven estudiante de ingeniería informática, de la cual se enamoró perdidamente.

Con el paso del tiempo, formalizaron la relación y se casaron en el 2008. Así empezaron una relación muy feliz. Viajó junto a su esposa a Omán para continuar su vida laboral. La relación se fortalecía cada día más y más. Cuando regresaban a la India, llevaban consigo donativos para los más necesitados. Por eso, eran admirados por sus amigos y vecinos, quienes veían en ellos un futuro promisorio. Todo parecía estar bien. Saravanan congenió mucho con la madre de Gandhimathi; entre ambos floreció un amor filial muy especial y respetuoso.

Por tal razón, cuando ella enfermó, él sintió la imperiosa necesidad de ayudarla a salvar su vida. Ocurrida la sanación, el hombre se negó por mucho tiempo a aceptar el milagro de Dios. Lejos de doblegarse ante la realidad, vivía enojado. El conflicto en su fuero interno resquebrajó su matrimonio. Las discusiones menudeaban. Por un lado, la esposa le persuadía a buscar a Dios, el Cristo verdadero, pero, por otro lado, él rechazaba tal posibilidad. - Jesucristo no existe, el milagro lo hicieron mis dioses- sostenía con terquedad. Saravanan comenzó a leer más libros sobre la meditación y la espiritualidad con el fin de convencer a su esposa de que el hinduismo era el camino a la eternidad. No imaginó la sorpresa que se llevaría más adelante.

LIBRO REVELADOR

En sus afanes, leyó un libro titulado “Autobiografia de un yogui”, en el que se resaltaba varios versículos de la Biblia junto con las escrituras hindúes. Saravanan entró en una confusión mayor y sintió en su corazón la desesperación por buscar al verdadero Dios. Las largas horas de meditación no llenaban el vacío que sentía en su corazón y el mal manejo que estaba llevando en su matrimonio. En el 2011, se mudaron nuevamente a los Emiratos Árabes Unidos. La familia empezó a crecer y tuvieron su primer hijo. Él siguió en la lectura de libros, pero cada vez que terminaba uno, sentía soledad.

Entonces, cierto día, decidió pedir ayuda a Jesucristo. - Si Jesús es el verdadero Dios, que se revele a mí- dijo. Una tarde, al llegar a su casa, ingresó a su habitación y elevó una oración a Jesucristo. En ese instante, percibió que una presencia celestial invadió todo el lugar, comenzó a llorar y sintió como de su cuerpo salía una gran carga y, entonces, comenzó a hablar con Dios y preguntarle si era real. No podía creer que haya un Dios vivo, que responda, incluso, a una pequeña oración. Luego de estar por cerca de media hora orando a Dios, experimentó un cambio en su forma de pensar y comprendió la existencia real de Cristo.

ME CONOCERÁS DE VERDAD

La noticia de su conversión fue festejada por su esposa que, desde una esquina, observaba la escena y daba gloria a Dios. Sus oraciones ocultas habían dado sus frutos. Habían pasado cerca de siete meses desde el milagro de la sanación. Desde ese momento, Saravanan y Gandhimathim, ya juntos en la fe, comenzaron a buscar a Jesucristo. En la ciudad de Dubai encontraron una iglesia cristiana donde congregar y, por esa razón, dejó por un tiempo su trabajo con la finalidad de instruirse más en las Sagradas Escrituras. El 10 de abril del 2013, regresó a la India con la misión de predicar a sus padres sobre Jesucristo. La reacción fue de rechazo e indignación. Había traicionado la fe hindú y no querían tenerlo cerca. Sintió una pena por el rechazo de sus seres queridos, pero era mayor el amor a Dios, que lo fortaleció en los momentos más difíciles. Se unió a la Universidad Bíblica para saber más acerca de Jesucristo.

Al cabo de un tiempo, Dios lo bautizó con el Espíritu Santo. En su corazón aumentó el deseo de servir en la obra cristiana y llevar el Evangelio de Cristo a los estados islámicos. A finales del 2013, el Señor le permitió bajar a las aguas del bautismo junto a su esposa. La conversión de Saravanan fue impactante para muchos amigos y familiares que habían visto como, en el pasado, defendía el hinduismo con vehemencia y ahora predicaba la fe en Jesucristo. - Dios me guio durante todo el camino, para comprender su Palabra y servir en su Obra- dice. En el año 2015, recibió el llamado al ministerio y fue ordenado predicador laico. El deseo de saber más de Cristo le llevó a estudiar el cristianismo.

Hoy radica en el distrito de Tirunelveli, Tamil Nadu, y apoya en el seminario bíblico de la India. A pesar de la resistencia de su familia, él y su esposa, junto a sus dos hijas y su suegra, sirven a Dios en agradecimiento del milagro y del amor recibido. Jesucristo le dio una carga especial por las personas con enfermedades mentales, que deambulan por las calles. Por eso, cada día recorre los suburbios de su ciudad y alimenta al menos dos personas necesitadas. Así también les predica y da testimonio de su conversión. 

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles