Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
29 de Septiembre del 2020

“Tienen hambre de Dios”, informan misioneros en Angola

Ron y su esposa Donna llegaron a Angola en 2002 con la misión de evangelizar el país después de 27 años de guerra civil. Al iniciar su labor misionera, hallaron a un pueblo deseoso de saber más de Dios. 

  • “Tienen hambre de Dios”, informan misioneros en Angola

Vea también: Miles de personas se reúnen para orar por Estados Unidos

En 2002, cuando Ron y su esposa Donna, junto con sus hijas Breanna y Brooke, comenzaron el servicio misionero en la nación de África Occidental, el país estaba saliendo de 27 años de guerra civil. "Todos los días durante estos 27 años, los seguidores angoleños de Jesús agonizaban en oración", dice Donna. “Nos dijeron que vivían cada día como si fuera el último".

Ahora, 18 años después, Ron y Donna ven una enorme fecundidad en esos años de oraciones de los creyentes angoleños. “El hambre espiritual de Angola nos sorprende”, dice la pareja de misioneros. “Jesús es la piedra angular de la vida de las personas. Aún así, muchos pastores ni siquiera tienen Biblias; algunos otros nunca aprendieron a leer”.

El terror que ha asolado a Angola durante siglos, dicen Ron y Donna, está impulsado por antiguas prácticas religiosas basadas en maldiciones e interacción con espíritus demoníacos. "Las religiones africanas locales gobiernan Angola", dice Donna. “La mayoría de los angoleños están involucrados en alguna forma de brujería, a menos que hayan encontrado a Jesús y hayan sido liberados. Solo entonces se separan de la brujería y del miedo que trae”.

"Los creyentes angoleños nos han enseñado más de lo que nosotros podríamos enseñarles", dice Donna. "Por ejemplo, aquí hay muy mala atención médica, no hay 911 ni ambulancias. Por lo tanto, tienen plena confianza en que Dios los sanará o irán al cielo. Viven en la pobreza extrema, sin agua corriente ni electricidad confiable. Hacen pocos planes para el futuro. Pero se despiertan agradeciendo a Dios cada mañana. Su enfoque está en Dios, y en que Él es más grande que el enemigo".

“Nos apoyamos en los hombros de los que nos precedieron, incluidos los valientes misioneros que fundaron el colegio bíblico (en el que vivimos) durante la guerra civil. Nuestras mayores oraciones son para que vengan más misioneros, porque los angoleños tienen hambre de Dios”, dice Ron.

Apoyados por Dios, Ron y Donna también ven el ejemplo de los cristianos angoleños, quienes a lo largo de los años de sufrimiento han aprendido a no ceder ante la presión o el miedo. Ya no miran a la derecha ni a la izquierda, sino que fijan sus ojos en Jesús, el Autor y Consumador de su fe, y viven en profunda confianza.

(*) Con recursos de Guiame / (*) Imagen: Pixabay

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles