Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
25 de Noviembre del 2020

Musulmana se rinde a Jesús y evangeliza a su padre

Nacida en una familia musulmana conservadora, Aisha había cometido muchos "pecados" según el Islam: primero cuestionó a Alá, Mahoma y, finalmente, al corán. Su búsqueda de la verdad y el amor genuino la llevó a los pies de Cristo.*

  • Musulmana se rinde a Jesús y evangeliza a su padre

Vea también: Pareja sorda se convierte en misionera y levantan una iglesia en África

Aunque su familia estaba arraigada en el islam, su padre era un alcohólico que la golpeaba y escupía. Aisha no encontró amor ni en la familia ni en la religión. La madre de Aisha se mudó con sus hijos a los Estados Unidos, donde podrían aprender inglés y tener mejores perspectivas laborales.

Su esposo estuvo de acuerdo, y ella se mudó con sus hijos en 2000, mientras él permanecía en Jordania. Durante ese tiempo, su alcoholismo solo empeoró. Viviendo en los EE. UU., Aisha todavía buscaba ser amada y consiguió un novio en la escuela secundaria y quedó embarazada a los 17 años. No podía decírselo a su padre. "Literalmente me habría asesinado", dice.

Sintiendo que no tenía opciones, tomó la terrible decisión de matar a su bebé mediante un aborto. "Fue muy difícil para mí, porque siempre valoré la vida", dice. “Haber pasado por eso fue muy devastador para mí. Luché contra la vergüenza, la depresión y la ansiedad y la culpa”. Su intento de llenar el vacío con cosas del mundo la dejó vacía.

“Sabía que mis pecados eran profundos e imperdonables en el islam. Sabía que Alá me odiaba muchísimo”, comparte. En su búsqueda de perdón y esperanza, leyó la Sura 4: 168-169, del Corán, que dice: "A los que no creen y cometen errores, Alá nunca los perdonará, ni los guiará por un camino. Excepto el camino al infierno”.

"Recuerdo haber leído esto y sentir mucho miedo y desesperanza", dice. "Por desgracia, no sé quién eres. No sé si todavía existes", oró a Alá. "He estado buscándote durante 27 años y nunca sentí tu presencia". Ella lloró amargamente. En su desesperación, su mente comenzó a pensar en el suicidio. Entonces sucedió algo totalmente inesperado. "Mientras lloraba, escuché una voz", recuerda. "La escuché decirme el nombre 'Jesús'".

Con lágrimas corriendo por su rostro, miró al cielo y levantó las manos. "Jesús, no sé quién eres, pero si eres quien dicen que eres, por favor, revélate a mí, porque ya no puedo vivir una vida así", oró. “Fue la primera vez que me sentí diferente al orar”, recuerda.

 

Aisha encontró un nuevo novio que era diferente. Un día, vio una Biblia en su casa. Ella pidió ir a la iglesia con él y participar en estudios bíblicos con sus abuelos, quienes tenían algo intrigante. "Tenían esa alegría, ese amor, esa paz y esa libertad", dice. "Siempre quise lo que tenían".

Luego se encontró con el pasaje bíblico de Romanos 5: 8: "Pero Dios demuestra su amor por nosotros, que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros". Era un marcado contraste con lo que había leído en el corán. "El amor de Dios por nosotros no es una respuesta a nuestra bondad, sino a pesar de nuestra falta de bondad", dice. "En ese momento, me di cuenta de lo diferente que es ser musulmán y ser cristiano".

Aisha entregó su vida a Jesús, nació de nuevo y luego de un tiempo fue bautizada. Hace cuatro años, le contó a su padre por teléfono sobre el perdón de Jesús. Se estaba muriendo por una enfermedad debido al alcoholismo y ella esperaba que rechazara el mensaje de Cristo, pero él recibió a Jesús con entusiasmo. "La única libertad que encontré fue en Jesucristo", concluye. 

(*) Con recursos de Portal Guiame / Imagen referencial cortesía de Pexels 

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles