Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Noticias
12 de Noviembre del 2021

Mientras leía el Salmo 22, judío entendió que Jesús es el Mesías

David nació en una familia judía tradicional en Israel. Creció cumpliendo todos los mandamientos judíos y asistiendo a la sinagoga, pero el joven nunca había sentido a Dios personal y verdaderamente. Mientras leía el Salmo 22, David descubrió una de las promesas mesiánicas y comprendió que Cristo es el Mesías.

  • Mientras leía el Salmo 22, judío entendió que Jesús es el Mesías

Vea también: Joven árabe se convierte a Cristo después de investigar sobre Jesús en Internet

El joven judío era una persona de voluntad fuerte, orgullosa e impaciente. Después de completar su servicio militar, David se mudó a los Estados Unidos y se convirtió en un rico vendedor con miles de dólares. El joven comenzó a gastar su dinero en fiestas, drogas y placeres mundanos. Pero, sabía que su corazón estaba buscando algo que faltaba dentro de él, pero aún no identificaba qué era. 

Un día, un amigo israelí le preguntó: "¿Alguna vez has sentido a Dios?". David seguía pensando en la pregunta, que lo había perseguido durante algún tiempo. En busca de una respuesta, el joven oró a Dios, diciendo: "Quiero saber la verdad sobre ti!". Sorprendentemente, fue leyendo su Tanaj (la Biblia judía que no tiene el Nuevo Testamento) que David obtuvo respuesta a su oración. Mientras leía el Salmo 22, descubrió una de las promesas mesiánicas, que el Mesías tendría sus manos y pies traspasados ​​por los pecadores.

Como judío, el joven temía que el pasaje bíblico fuera sobre Jesús y consultó a su madre sobre su reciente descubrimiento. David le leyó los versículos, pero la mujer judía estaba enojada, pensando que era un texto del Nuevo Testamento, que está prohibido para los judíos. La madre regañó a su hijo y le dijo que dejara de leer la Biblia de los cristianos. Pero cuando descubrió que en realidad era un pasaje de la Biblia judía, se sorprendió, al igual que su hijo. 

A partir de ese día, David se sumergió en la Palabra de Dios para encontrarse con Jesús y lo aceptó como su Salvador. “Dios dice en Isaías 43:11: 'Fuera de mí no hay Salvador'. Comprendí que Dios había venido y que había perdonado mis pecados a través de Jesús, el Mesías, y esa era la paz que había estado buscando toda mi vida”, testificó David. Actualmente, David comparte la verdad sobre el Mesías en las calles de Tel Aviv, Israel.

*Imagen referencial

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles