Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

07 de Febrero del 2017

La pedofilia, una nueva amenaza

¿Alguna vez imaginó que la pedofilia podría ser considerada como una orientación sexual? Lo que parecía lejano y muy difícil de concretarse está surgiendo paulatinamente de diversas maneras en el mundo. Una nueva amenaza en ciernes.

  • La pedofilia, una nueva amenaza

En 2013, la Asociación Americana de Psiquiatría dejó abierta la posibilidad de que la pedofilia ya no sea un trastorno, sino una orientación o preferencia sexual. A través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, quinta edición (DSM- V) define a la pedofilia como “una orientación sexual o preferencia sexual desprovista de consumación, mientras que el ‘desorden pedófilo’ se define como una compulsión y es caracterizado en personas que usan así su sexualidad”.

Se trata de una puerta abierta para que la pedofilia sea vista como algo “normal” y hasta se generen movimiento por los “derechos fundamentales” de las personas que tengan tendencias pedofilias.

De acuerdo a esa publicación, si alguien tiene ausencia de sentimientos de culpa, vergüenza o ansiedad a causa de sus impulsos pedófilos, no están limitados funcionalmente por sus impulsos y que nunca han actuado bajo esos impulsos, entonces esos individuos tienen una orientación sexual de pedofilia, pero no un trastorno de pedofilia.

Con ciertas diferencias, ese es el mismo camino que transitó la clasificación referida a la homosexualidad en años anteriores, hasta convertirse en la actualidad en parte de la ideología de género y tomar auge hasta pretender implantar el matrimonio gay.

Esta nueva clasificación de la pedofilia como “opción sexual”, hace temer que grupos pedófilos puedan impulsar iniciativas legales que les permitan practicar abiertamente sus acciones atentando contra la niñez.

En Canadá

Pero no solo el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales transita por ese sendero.  James Cantor, del centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, en Canadá, pasa la mayor parte de su tiempo explorando los cerebros de pederastas con escáneres por resonancia magnética. Y ha llegado a una conclusión controvertida.

"La pedofilia es una orientación sexual", dice. "Es algo con lo que nacemos, esencialmente; no cambia a lo largo del tiempo y es tan central para nuestro ser como cualquier otra orientación sexual".

Cantor sostiene que encontró que los cerebros de los pedófilos que estudió tenían un "cableado" diferente a los de los que no lo son, algo que él describe como "cables cruzados" en el cerebro.

"Es como si, cuando ven un niño, se les despierta su instinto sexual en lugar de su instinto de crianza", dice.

Pero la cosa no queda allí.  En una sesión en el Parlamento canadiense acerca de un proyecto de ley sobre delitos sexuales contra los niños, unos expertos en psicología afirmaron que la pedofilia es una “orientación sexual” comparable a la homosexualidad o a la heterosexualidad.

El proyecto de ley C-54, para enmendar el Código Criminal, buscaba aumentar o imponer una normativa de sentencias o castigos mínimos por crímenes particulares a los que atacan sexualmente a niños.

La discusión parlamentaria se centró en la normativa de encarcelamiento mínimo y cómo los atacantes responden al tratamiento. El doctor Vernon Quinsey y el doctor Hubert Van Gijseghem, expertos en el tema, fueron llamados como testigos.

“Cuando hablamos de terapia o cuando los individuos hacen terapia y sentimos que están apaciguados, esta buena noticia muchas veces resulta ilusoria”, dijo Van Gijseghem, psicólogo y profesor jubilado de la Universidad de Montreal.

“Los pedófilos no son simplemente personas que cada tanto cometen un delito puntual, sino que más bien están aferrándose a lo que es equivalente a una orientación sexual, así como otro individuo puede estar aferrándose a la heterosexualidad o inclusive a la homosexualidad”, enfatizó Van Gijseghem.

“Los verdaderos pedófilos tienen preferencia exclusiva por los niños, que es lo mismo que tener una orientación sexual. No se puede cambiar la orientación sexual de una persona”.

Los activistas

La decisión de la Asociación Americana de Psiquiatría de Estados Unidos ha dado lugar a que numerosos grupos de defensa de la pedofilia amplíen “el alcance de sus organizaciones”.

Han surgido grupos de abierta defensa de los pedófilos en varios países del mundo, algunos de los cuales tienen hasta páginas web. Uno de ellos es el movimiento activista pedófilo, que camufla su tendencia con un supuesto “amor hacia los niños».

En Holanda, existe el Partido de la Caridad, la Libertad y la Diversidad de Holanda, cuyos integrantes persiguen la derogación de las leyes de edad de consentimiento, a efectos de eliminar de la legislación el uso de la edad como un criterio válido para identificar el abuso sexual infantil y también la eliminación de la clasificación de la pedofilia.

De otro lado, a principios de 2013, un Tribunal Federal de Holanda aprobó la existencia de la Asociación de Martijn, defensor de las relaciones sexuales consentidas entre adultos y niños. El veredicto oficial reconoce que la labor de la asociación es “contrario al orden público, pero hay una amenaza de desintegrar la sociedad”.

Es claro que los pedófilos han comenzado a buscar un estatus similar, usando las mismas tácticas empleadas por los activistas de derechos “gay”.

Por ejemplo, una noticia indignó a cientos de organizaciones que defienden los derechos del niño a nivel mundial. Fue el “Día del orgullo pedófilo”, encuentro de intercambio digital convocado por varias plataformas de Internet desde Chile.

“No podemos pretender que se pueda pensar siquiera en conmemorar un día para personas que claramente son delincuentes y debieran estar cumpliendo condenas”, señaló el senador Juan Pablo Letelier, del Partido Socialista.

En Irak la cosa es grave. El gobierno presentó al Parlamento un proyecto de ley que permitiría el matrimonio a cualquier edad, siguiendo así los preceptos más estrictos de la ley islámica, la Sharía. El proyecto disminuye la edad de matrimonio legal para las mujeres a los 9 años de edad y para los hombres a los 15. Además, permite la poligamia sin restricciones y otorga al marido el derecho a mantener relaciones sexuales incluso sin el consentimiento de la esposa.

Como se puede apreciar, cuando se cede ante presiones como la ideología de género, es lógico que otros traten de normalizar indicando que también les mueve la "verdad" y la "dignidad".

Pedofilia y pederastía

Entre pedofilia y pederastía existe un matiz importante. Los pederastas son pedófilos, pero un pedófilo no siempre es también un pederasta. Según la mayoría de diccionarios, el pedófilo (o paidófilo) se siente atraído erótica o sexualmente por niños (y/o niñas), e incluso puede mantener relaciones con ellos con o sin su consentimiento. Cuando abusa es cuando se le llama pederasta.

Según Asociación Estadounidense de Psiquiatría la pedofilia es una parafilia en la cual la persona siento un intenso y recurrente deseo y fantasías sexuales hacia niños o niñas que aún no han llegado a la adolescencia.

Según Wikipedia, se entiende en estos casos que se trata de una parafilia cuando el individuo busca exclusivamente (o casi) este tipo de relaciones con gran disparidad de edad. En el caso de buscarlas sólo esporádicamente no se hablaría por tanto con propiedad de pedofilia.

Aparte de la pedofilia existen la hebefilia y la efebofilia. La primera implica deseo preferente por menores en los primeros años de su adolescencia (generalmente entre 11 y 14 años, aunque varía según sexo y razas) y la segunda por personas en plena adolescencia (15 a 19 años).

Es claro, entonces, que el esfuerzo de la ideología de género por redefinir e inventar “derechos” especiales, está dejando espacio para que las demandas de otros desviados sexuales, como los pedófilos, tomen fuerza para su propia afirmación en la sociedad.

--------------------

(Recuadro1)

El caso de la homosexualidad

Desde 1886, la homosexualidad fue tratada como un caso de salud pública, pero en 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la eliminó la de la lista de enfermedades internacionales.

La Asociación Americana de Psiquiatría publicó en 1952, en su primer Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, que la homosexualidad era un desorden o trastorno. En 1973 eliminó la homosexualidad de la lista de los trastornos mentales. Poco después la American Psychological Association adoptó la misma posición.

Este fue el primer paso para que la Organización Mundial de la Salud, acatase esta decisión y cambiara su situación en la clasificación internacional de enfermedades (ICD).

--------------------

(Ampliados)

Con ciertas diferencias, ese es el mismo camino que transitó la clasificación referida a la homosexualidad en años anteriores, hasta convertirse en la actualidad en parte de la ideología de género y tomar auge hasta pretender implantar el matrimonio gay.

Han surgido grupos de abierta defensa de los pedófilos en varios países del mundo, algunos de los cuales tienen hasta páginas web. Uno de ellos es el movimiento activista pedófilo, que camufla su tendencia con un supuesto “amor hacia los niños».

Es claro, entonces, que el esfuerzo de la ideología de género por redefinir e inventar “derechos” especiales, está dejando espacio para que las demandas de otros desviados sexuales, como los pedófilos, tomen fuerza para su propia afirmación en la sociedad.

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles