Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

07 de Marzo del 2017

El nuevo sistema planetario

El mundo científico se ha alborotado a raíz del descubrimiento de siete planetas que forman parte de un sistema similar al Solar. Las especulaciones sobre la posibilidad de hallar vida en por lo menos tres de ellos, son múltiples y de diversa índole.

  • El nuevo sistema planetario

Lo primero que ha llamado la atención a los científicos de la NASA que anunciaron el hallazgo del nuevo sistema planetario, cuyo centro ha sido denominado Trappist-1, son la ubicación y tamaño de tres de los siete exoplanetas que guardan similitud con la Tierra. Esta característica hace pensar que los tres podrían ser habitables.

La Tierra ocupa una posición privilegiada dentro del sistema solar, pues está ubicada en un lugar conocido como zona de habitabilidad. Es decir, está ni muy cerca ni muy lejos del Sol, por lo que es posible tener agua y atmósfera y, por lo tanto, vida.

Los seis planetas más cercanos a la estrella pueden tener una temperatura en la superficie de entre 0 y 100 grados, el rango en el que puede haber agua líquida.

La NASA sostiene que esos tres exoplanetas tienen un tamaño muy similar al de la Tierra. De hecho, el planeta 'f' es calcado en radio-diámetro a la Tierra y algunos científicos ya se han aventurado a decir que es prácticamente un gemelo del globo terráqueo.

Uno de los aspectos más interesantes del descubrimiento "es la complejidad del propio sistema planetario, ya que son planetas de tipo rocoso” y están situados idóneamente para albergar océanos de agua líquida, asegura David Barrado, investigador del Departamento de Astrofísica del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) de España.

Barrado sostiene que "hace falta realizar un estudio detallado con velocidad radial y espectógrafos que ya hay en tierra, y que permita obtener información complementaria” sobre este sistema.

La estrella Trappist-1, conocida en la NASA por el nombre de ca­tálogo 2MASS J23062928-0502285, era irrelevante hasta hace un año en que los científicos lograron determinar la presencia de planetas a su alrededor, utilizando una técnica llamada fotometría de tránsito, la cual consiste en detectar planetas distantes y a continuación medir la atenuación del brillo de su estrella anfitriona.

De esta manera, estudiando la periodicidad del tránsito, la profundidad y la forma, los científicos pudieron determinar las características de los nuevos planetas, radio, tamaño y densidad.

La primera noticia importante sobre Trappist-1 se dio en mayo del año pasado cuando el equipo liderado por Michaël Gillon de la Universidad de Lieja, Bélgica, reveló que había descubierto dos planetas orbitando aquella estrella.

Trappist-1 tiene un 9 % de la masa del Sol, es más pequeña, roja y fría. Si fuera un poco más pequeña, ya no sería una estrella sino una enana marrón, que son astros fríos que no pueden fusionar hidrógeno como el Sol.

Los planetas de este sistema descubierto tienen períodos orbitales de entre 1,5 y 13 días solares y, según los astrónomos, son similares en tamaño al que forman Júpiter y sus lunas, tanto por sus proporciones relativas como por las órbitas compactas y cercanas.

Según un comunicado de prensa de la NASA, los investigadores han logrado identificar la masa de seis de los siete planetas. El sétimo y más lejano aún no se ha estimado, sin embargo, "los científicos creen que podría ser una helada bola de nieve”, pero se necesitan más observaciones.

Apenas se conoció la noticia del descubrimiento, comenzaron las especulaciones sobre el envío de una nave tripulada a ese sistema que está distante a 39 años luz (más de 350 billones de kilómetros), pero esas ideas colisionan con la realidad científica actual.

"Con la actual tecnología no es posible mandar una nave a este sistema, pero hay nuevas iniciativas con las que, de cara a un futuro no demasiado lejano, se podría alcanzar", explicó David Barrado.

Tras una primera fase de "reconocimiento", los científicos planean iniciar "observaciones detalladas para estudiar el clima y la composición química de los cuerpos, con el objetivo de determinar si hay vida en ellos".

"En unos años sabremos mucho más sobre estos planetas y esperamos saber si hay vida en el plazo de una década", afirmó la NASA.

--------------------

(ampliado)

La NASA sostiene que esos tres exoplanetas tienen un tamaño muy similar al de la Tierra. De hecho, el planeta 'f' es calcado en radio-diámetro a la Tierra y algunos científicos ya se han aventurado a decir que es prácticamente un gemelo del globo terráqueo.

--------------------

 

 

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles