Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

12 de Octubre del 2017

Presagios del Armagedón

“Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.”  Apocalipsis 16:16

  • Presagios del Armagedón

Rev. Luis M. Ortiz

Armagedón es el valle que se extiende al pie del monte Carmelo que fue escenario de terribles matanzas en tiempos de los jueces y los reyes de Israel.

Armagedón es mencionado nuevamente en el libro de Apocalipsis como el lugar en que Dios reunirá a todos sus enemigos para destruirlos. “… para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso… Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón” (Ap. 16:14, 16).

De ese día nos habla el profeta Isaías: “Acercaos, naciones, juntaos… Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero. Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor.” (Is. 34:1-3).

También el apóstol Juan en sus visiones del Apocalipsis describe ese día: “Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios.” (Ap. 14:19-20).

El historiador Josefo dice que cuando los romanos, capitaneados por el general Tito, destruyeron Jerusalén en el año 70 de nuestra era, lo único que quedó fue el muro de las lamentaciones; la sangre que corría por las calles apagó muchos fuegos en muchas casas.

Pero ninguna de las anteriores matanzas en toda la historia humana podrá compararse con esta de Armagedón; esta será la más devastadora matanza en toda la historia del mundo. El río de sangre humana en el valle de Armagedón subirá hasta el freno de los caballos en una extensión de unos trescientos kilómetros.

Todos los ejércitos del mundo, engañados por Satanás y los espíritus inmundos, serán congregados en este valle para esta gran batalla de Armagedón. Esta concentración de ejércitos en este valle es con el deliberado propósito de aniquilar a Israel.

Y es en este punto donde estamos contemplando los presagios de Armagedón. A pesar de las actuales negociaciones de paz entre Israel y los países árabes, es el deliberado propósito de los países árabes, los descendientes de Ismael, aniquilar, exterminar a Israel. Los árabes están secundados por Rusia, y así lo profetiza la Biblia, que describe a Rusia como el rey del norte (Ezequiel 38:15). También son respaldados por China, y así lo declara la Biblia, que señala que el río Éufrates, que nace en las montañas de Turquía y recorre más de 1700 millas, se secará y servirá de camino a los ejércitos del oriente para la concentración en Armagedón (Apocalipsis 16:12).

Es en Israel donde hay que tener la vista puesta. El pueblo de Israel es el reloj profético de Dios. El escenario se sigue preparando. Los protagonistas van tomando sus posiciones para la gran batalla del Armagedón.

A los que estudiamos y creemos en la Biblia, nada de estos acontecimientos nos toman de sorpresa. Estas cosas las estamos leyendo diariamente en la Biblia, y cuando suceden, alabamos a Dios por el fiel cumplimiento de su Palabra profética.

Cuando esta concentración de ejércitos de todo el mundo se reúna en Armagedón y la destrucción de Israel sea inminente, será entonces que Israel clamará a Dios por su verdadero Mesías y este aparecerá en las nubes, nuestro Señor Jesucristo, y será reconocido por los israelitas como su Mesías, a quienes liberta de sus enemigos tomando lugar la gloriosa Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo a este mundo en forma visible, literal y corporalmente. “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron [crucificaron]; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por Él. Sí, amén.” (Ap. 1:7).

Pero amados, siete años antes del Armagedón y de la Segunda Venida de Cristo así en forma visible tendrá lugar el levantamiento al cielo de la verdadera Iglesia de Jesucristo, compuesta por todos los lavados por la sangre de Cristo “... de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas,...” (Ap. 7:9).

En esta ocasión, que conforme a la profecía bíblica cumplida puede ser en cualquier momento, el Señor vendrá inesperadamente para los impíos, “como ladrón en la noche”, pero para la Iglesia vendrá como novio que cumple la cita. Los cristianos vivimos esperando al Señor. Estamos alerta, apercibidos, preparados, vigilantes, expectantes, despiertos, ocupados en su Obra y ganando almas para el Reino de los Cielos.

Y ante el desfile de estos acontecimientos mundiales, resuenan en nuestros oídos con música de gloria las palabras de nuestro Maestro, cuando dijo: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lc. 21:28). ¡Mientras más pronto, mejor! ¡Ven, Señor Jesús!

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles