Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

02 de Noviembre del 2018

MUKWEGE, EL DOCTOR MILAGRO

El Premio Nobel de la Paz 2018 para el médico congolés Denis Mukwege ha sido celebrado como el reconocimiento a un hombre dedicado a la construcción de un mundo mejor. Sin embargo, poco han hablado de su trabajo para atender a víctimas de violación.

  • MUKWEGE, EL DOCTOR MILAGRO

El Hospital de Panzi, fundado por el ginecólogo Denis Mukwege en el Congo hace cerca de veinte años, brinda atención a cientos de víctimas de violación en una región desgarrada por la guerra y por años de violencia sexual horrible.

Mukwege, conocido como el Doctor Milagro, se crio en el seno de una familia cristiana pentecostal, estudió en varios países, entre ellos, Burundi, donde formó parte de los grupos de estudio bíblico de IFES (GBU). Su formación en Medicina se desarrolló principalmente en Francia.

Poco después de que regresó al Congo en 1996, estalló la guerra. Ese primer conflicto generó una nueva patología en la República Democrática del Congo: la violación con una violencia extrema. “Inicié la habilitación de un hospital hecho con carpas. Construí una sala de maternidad y un quirófano. En 1998 todo fue destruido nuevamente, así que comencé de nuevo en 1999”, le dijo a la BBC en el 2013. 

El médico habló sobre el impacto que le produjo atender a la primera víctima de esa guerra fratricida. “Tenía la vagina totalmente destrozada porque le habían disparado a quemarropa a la altura del aparato genital”, relató en una entrevista.

Ese hecho, que en un principio se había considerado el acto de un loco aislado, algunos meses después revelaría que se cometían una serie de violaciones planificadas y sistemáticas: mujeres de pueblos enteros eran violadas en una sola noche, jefes tribales y eclesiásticos eran violados en público, así como personas mayores y bebés.

A pesar de que enfrenta amenazas de muerte, Mukwege ha seguido adelante con su labor y denuncia. El 25 de octubre del 2012 encontró a hombres armados amenazando a sus hijos con pistolas; en seguida, dispararon contra él y mataron a uno de sus guardias de seguridad.

“La Iglesia de hoy y de mañana tiene ante sí numerosos desafíos, ya sea el climático o los relativos al terrorismo, las personas migrantes, refugiadas, heridas de guerra y víctimas de la violencia sexual y los poderes corruptos, sobre todo en África”, dice. El médico sabe que este camino puede llevar a encontrar “adversidad, oposiciones y persecuciones”; sin embargo, la respuesta es perseverar.

“No retrocedamos, continuemos nuestro combate por la libertad de los cautivos teniendo presente las promesas del Reino”, agrega el médico. Además del Premio Nobel de la Paz, Mukwege ha sido anteriormente galardonado en el 2014 con el premio Sajárov, que concede el Parlamento Europeo.

Denis Mukwege se une ahora a la insigne lista de premiados con el Nobel de la Paz, que ha recaído en muchas ocasiones en personas de fe cristiana: Jean Henri Dunant (1901), fundador de la Cruz Roja; el misionero luterano Albert Schweitzer (1952); el líder por los derechos civiles Martin Luther King (1964); el arzobispo anglicano Desmond Tutu (1984) o el pastor bautista Jimmy Carter (2002) han recibido este reconocimiento.

(Con insumos de internet)

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles