Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

02 de Noviembre del 2018

LA VÍCTIMA EMBLEMÁTICA DE UNA GUERRA

Una de las imágenes más conocidas de la Guerra de Vietnam es la de la niña que huye desnuda, abrasada por una bomba de napalm. En 1982 creyó en Jesucristo y recibió el Evangelio. 

  • LA VÍCTIMA EMBLEMÁTICA DE UNA GUERRA

Por José de Segovia

Hace medio siglo de la batalla de Hué, la ofensiva sorpresa del Vietcong que llevó al fracaso a los Estados Unidos en la última guerra televisada. Ya no hay cadáveres de mujeres ni de niños a la hora de comer, que provoquen manifestaciones contra la guerra de Vietnam. Gracias a todas esas imágenes, Ken Burns y Lyn Novick han hecho una impresionante serie documental de 18 horas.

Las imágenes de esta guerra evocan el horror. Los veteranos de Nam son particularmente reticentes a hablar sobre el tema. Estos hombres vivieron la deshonra del regreso a una nación horrorizada por las brutalidades cometidas en masacres como la de My Lai, donde mujeres indefensas fueron acribilladas con sus bebés, después de ser violadas.

LA TEORÍA DEL DOMINÓ

Los orígenes de esta guerra son particularmente complejos, como muestra el primer episodio, déjà vu del documental que se remonta a 1858, la ocupación francesa y las señales de advertencia que Estados Unidos debía haber captado.

Cuando los franceses salieron de su antigua colonia en Indochina, derrotados en la batalla de Dien Bien Fu en 1954, se firmó un armisticio que dividió Vietnam en dos partes. Camboya y Laos fueron declarados independientes, mientras Francia deja que Estados Unidos intervenga en la más larga guerra, pero también la más impopular que ha tenido nunca, fuera de sus fronteras.

Al principio del conflicto, los americanos lo veían como una prolongación de “la guerra fría”, que había llevado a la Guerra de Corea en los años 50. Según la “teoría del dominó” del general McArthur, lo que al principio no era más que una confrontación civil se había convertido en una amenaza mundial. La idea era que, si un país asiático caía en manos comunistas, arrastraría a las naciones alrededor, como fichas de dominó. Tras enviar consejeros militares, Kennedy entra oficialmente en la guerra en 1965.

Cuando las tropas abandonan el país en 1975 con la caída de Saigón, tras años de vergonzosas derrotas, la conflagración había costado la vida de 58 209 estadounidenses. Los lisiados gravemente heridos eran 150 000 y 2000 los desaparecidos. Lo peor de todo fue que el promedio de edad de los discapacitados era de 19 años. Casi nueve millones de personas sufrieron los “daños colaterales”. Lo que explica el comienzo de las protestas. Su aumento, sin embargo, se debe a ser la primera y la última guerra televisada.

MATA AL MENSAJERO

Los periodistas circulaban libremente por Vietnam, llenando los hogares estadounidenses de escenas terroríficas transmitidas por televisión a la hora de la cena. De ahí la expresión de McLuhan: “Vietnam se perdió en las salas de estar de los americanos, no en los campos de batalla de Vietnam”. Al ‘acabar’ con el mensajero, ya no hubo las grandes manifestaciones de entonces, cuando llegaron conflictos como el del Golfo.

A diferencia de la televisión, Hollywood era bastante reticente a tratar el tema de Vietnam. Aparte de alguna producción independiente. No fue como en el caso de la Segunda Guerra Mundial, en que el cine se usó como instrumento de propaganda. Es en la segunda mitad de la década de 1970 que se hacen los grandes filmes sobre Vietnam. Ha tenido que ser la televisión pública estadounidense (PBS), conocida por su papel crítico en la sociedad de este país, la única cadena capaz de producir una serie como la de Ken Burns. 

LA ESPERANZA DE LA FE

Una de las imágenes más conocidas de la Guerra de Vietnam es la de una niña que huye desnuda, abrasada por una bomba de napalm, con los brazos extendidos en un gesto de agonía que conmovió a todo el mundo. La foto –que obtuvo el Premio Pulitzer en 1972– captó a Phan Thi Kim Phúc, niña de 9 años que sufrió quemaduras de tercer grado.

Recibió atención médica, pero no le dieron ninguna esperanza de vida. Fue dejada en la morgue, durante tres días. Es allí donde la encontraron sus padres. Hoy vive todavía, tras 17 operaciones de injerto de piel. Tiene un año más que yo, 55.

Criada en la religión politeísta, trató de buscar paz interior, sin éxito, hasta que a los 19 años encontró una Biblia, que “no podía dejar de leer”. Ese año, 1982, creyó en Jesucristo y leyó el Evangelio. Pidió perdón por sus pecados y rogó a Dios que pudiera perdonar incluso a los que lanzaron las bombas que produjeron sus heridas.

En 1986 fue a la Universidad de La Habana, ciudad donde se casó con un vietnamita, Toan Huy. Al ir de luna de miel a Moscú, el avión hizo escala en Canadá, donde pidieron asilo y se hicieron miembros de una iglesia bautista. Ahora tienen dos hijos.

En 1996 salió a la opinión pública; el Día de los Veteranos en Estados Unidos habló a los soldados que habían participado en la guerra, expresando su perdón. El momento más emotivo fue cuando uno de los implicados en el bombardeo de su pueblo, Trang Bang, le pidió perdón y lloraron, abrazados.

“Estaba llena de odio, amargura e ira, hasta que llegué a ser cristiana y encontré paz en mi corazón. La imagen y las palabras de Jesucristo, puesto en la cruz, cuando le van a matar, rogando ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’, me ayuda a hacer lo mismo. Cuanto más oro por mis enemigos, más se ablanda mi corazón”, dice Kim Phúc.

Fuente: http://protestantedigital.com/blogs/45660/La_ultima_ guerra_televisada

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles