Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

15 de Febrero del 2019

EL MILAGRO INEXPLICABLE PARA LA CIENCIA

Roxli Doss es una niña de 11 años a la que le diagnosticaron un tumor incurable y muy raro para la ciencia médica. Los doctores no le daban esperanzas de vida, solo un milagro podría salvarla.

  • EL MILAGRO INEXPLICABLE PARA LA CIENCIA

Nacida en Texas, Roxli Doss disfrutaba de una vida plena en compañía de sus padres, Gena y Scott Doss. La tragedia llegaría a su hogar en junio del 2018. Roxli fue evaluada por los médicos del Dell Children’s Hospital y le diagnosticaron un glioma pontino intrínseco difuso (GPID), es decir, un tumor cerebral inoperable.

El GPID es un tumor cerebral que ataca al 10 % del total de niños en el mundo; los más comunes se presentan entre los 5 y 10 años; raras veces los padecen los adultos.

Los síntomas más frecuentes son problemas para caminar y desequilibrio, dificultad en la visión, inconveniente a la hora de deglutir, náuseas y vómitos, entre otras manifestaciones.

A pesar de la poca esperanza que le daban, Roxli comenzó con las sesiones de radioterapia, con el fin de aliviar el dolor y retrasar al máximo un posible desenlace fatal.

Las radioterapias fueron extenuantes. Los padres miraban al cielo pidiendo un milagro. Cuando había transcurrido dos meses de la triste noticia, los médicos resolvieron tomar una nueva resonancia magnética. Los resultados mostraron algo increíble: el tronco encefálico totalmente limpio.

Los médicos se sorprendieron, volvieron a sacar nuevas resonancias y el resultado fue el mismo: ¡no había tumor ni rastro alguno!

“Cuando vi por primera vez la resonancia magnética de Roxli fue realmente increíble; se verificó dos veces y los resultados arrojaron que la pequeña no tenía nada. No entendemos por qué desapareció”, dijo la doctora Virginia Harrod, especialista del Children’s Medical Center en Austin, Texas.

La noticia embargó de felicidad la vida de los padres. Su hija estaba completamente sana, las dolencias y el tumor habían desaparecido por completo; solo Dios pudo obrar en la vida de Roxli y sería de testimonio para muchas personas que dudaban de que podría sobrevivir al tumor cerebral.

“Todos los días agradecemos a Dios por nuestra hija y a los que nos preguntan le compartimos el milagro en su vida. Solo sabemos que Dios la sanó. No pensamos cuánto tiempo estará sana o si volverá el tumor; por el contrario, disfrutamos cada momento con ella, está tan activa como siempre”, señaló Scott Doss, padre de Roxli.

Muchos especialistas se han preguntado si hubo un error de diagnóstico, una reacción favorable del sistema inmune, que haya desaparecido el tumor, pero no hallan una respuesta. Los padres si encontraron la respuesta y esa fue: Dios, el Sanador.

La esperanza de vida en los casos de tumores cerebrales es de cinco años después de su diagnóstico y apenas el 2 % sobrevive. La ciencia le dio dos a tres meses de vida a Roxli, pero Dios le dio vida y vida eterna, lo que para el hombre era imposible, para Dios fue posible.

¿QUÉ ES EL GPID?

El GPID es un tipo de cáncer que se presenta en el tronco encefálico, la parte del cerebro justo por encima de la parte posterior del cuello y conectado con la columna. El tronco encefálico controla la respiración, la frecuencia cardíaca y los nervios y músculos que nos permiten ver, escuchar, caminar, hablar y comer. Estos tumores se llaman gliomas porque crecen a partir de células gliales, un tipo de células de soporte del cerebro.

 

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles