Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

10 de Julio del 2019

MEDIO SIGLO DEL PRIMER ALUNIZAJE

Cincuenta años después de que dos astronautas estadounidenses pisaran la Luna por primera vez, el 20 de julio de 1969, todavía hay algunos aspectos del viaje que no son muy conocidos por el común de la gente. (*)

  • MEDIO SIGLO DEL PRIMER ALUNIZAJE

De la aventura que supuso la llegada del hombre a la Luna se han escrito millones de páginas de alabanza y crítica. Las motivaciones políticas en plena carrera espacial entre Estados Unidos y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el discurso no pronunciado –pero redactado– por el presidente Nixon en el caso de que hubiera sido un fracaso, las teorías sobre si fue un montaje «cocinado» en Hollywood, entre muchos otros, fueron algunos de los temas.

De lo que casi no se ha hablado, aunque no es un secreto, es que uno de los dos hombres del Apolo 11 que pisaron la Luna conmemoró lo que en la fe protestante se conoce como «la cena del Señor» o «santa cena»; esto es, un rito en el que se toman el pan y el vino como símbolo y recuerdo de la muerte y resurrección de Jesús. Lo relata el propio astronauta en el libro que publicó en 1973, Regreso a la Tierra. El nombre de este hombre casi queda en el olvido al ser Neil Armstrong el primer hombre que pisó la Luna.

Eugene «Buzz» Aldrin celebró de manera privada este ritual, con ayuda de una pequeña forma de pan, unas gotas de vino y una pequeña copa de plata que le procuraron en la Iglesia presbiteriana de la ciudad de Webster, Texas.

Según describió Aldrin, «abrí los pequeños envoltorios de plástico que contenían el pan y el vino. Vertí el vino en la copa que me dieron en mi parroquia. En la gravedad de la Luna, el vino se rizó lentamente y se deslizó por el borde de la copa. Entonces, leí en la Escritura: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante”. Comí el pan y bebí el vino. Di gracias por la inteligencia y el espíritu que habían llevado a dos jóvenes pilotos al Mar de la Serenidad.

Fue interesante pensar: el primer líquido jamás bebido en la Luna y el primer alimento comido allí, fueron los elementos de la comunión».

Desde entonces, la copa que fue usada en la Luna es guardada en la iglesia presbiteriana de Webster, donde cada año, el domingo más cercano al 20 de julio, celebran el «Día de la comunión lunar». La Heritage Auction Galleries subastó la tarjeta con el versículo escrito por Aldrin, y fue adquirida por 179 250 dólares.

Hubo más hechos religiosos registrados en la misión lunar. Así, por ejemplo, en la pequeña placa de silicona que quedó en la Luna, firmada por cuatro presidentes de los Estados Unidos y otros 73 líderes mundiales, siete de ellos hicieron referencias a Dios. Fueron los presidentes de Brasil, Irlanda, Vietnam del Sur y Malasia; el rey Balduino de Bélgica, el papa Pablo VI y el sah de Irán.

IMÁGENES CENSURADAS

La idea del miembro de la tripulación más famosa de la carrera espacial, era haber dejado testimonio gráfico de todas sus expresiones de fe con ayuda de las cámaras de que disponían. Sin embargo, los astronautas se vieron obligados a realizar todas sus prácticas religiosas con una gran discreción, porque la NASA no veía con buenos ojos estos gestos.

Un año antes, en 1968, la misión del Apolo 8 había logrado su objetivo de orbitar diez veces la Luna en unas 20 horas. Era la víspera de Navidad, el 24 de diciembre por la noche, y sus tres tripulantes, Frank Borman, Jim Lovell y Bill Anders, realizaron una sorprendente conexión en directo con los canales de televisión de todo el mundo.

«Estamos cerca de la Luna y, para todos los que nos siguen desde la Tierra, la tripulación del Apolo 8 tiene un mensaje que le gustaría compartir: “En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra”», comenzó a leer Anders. Era el inicio del libro del Génesis, que prosiguieron leyendo los tres astronautas en turnos hasta el versículo 15. «Y Dios hizo dos lumbreras grandes, la mayor para gobierno del día y la menor para gobierno de la noche», continuaron.

«Buenas noches, buena suerte, feliz Navidad y que Dios les bendiga a todos», fue la conclusión de su conexión en directo. Este gesto enfureció a Madalyn Murray O’Hair, una conocida activista atea, quien demandó a la NASA. El auto fue desestimado por la Corte Suprema, pero la agencia espacial exigió a sus astronautas desde ese momento una mayor «contención» religiosa.

EL SALMO

El astronauta presbiteriano Aldrin llevaba también un trozo de papel en el que había garabateado algunos versículos del Salmo 8: «Cuando veo los cielos, obra de tus manos, la Luna y las estrellas que creaste, ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para que de él te preocupes?». Aldrin posó el papel sobre la superficie del satélite y regresó a la nave.

El católico Michael Collins, otro de los integrantes del Apolo 11, también quiso dejar constancia de su fe. En una de las paredes internas de la nave dejó escrito: «Nave espacial 107. La mejor creada. Que Dios la bendiga».

En enero de 1971, dos de los tripulantes del Apolo 14, Shepard y Mitchell, depositaron sobre la superficie lunar un paquete que contenía la Biblia en microfilmes y el primer versículo del Génesis en 16 idiomas. Seis meses más tarde, durante la misión del Apolo 15, James B. Irwin, tras caminar sobre la Luna, declaró haber «sentido el poder de Dios como jamás lo había sentido antes».

En 1998, John Glenn, que regresó al espacio después de 36 años, declaró: «Para mí es imposible contemplar toda la creación y no creer en Dios». Quien sabe, quizás haya que estar en la Luna para encontrarse con el Señor.

La misión que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio estadounidense (NASA) pretende llevar a cabo en 2024 para regresar a la Luna ya tiene un nombre. Se llamará Artemisa, según ha anunciado la propia NASA. En este viaje se incluye, por primera vez, a una mujer.

(*) Con material tomado de Internet

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles