Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

03 de Diciembre del 2019

EL INESPERADO LABERINTO CHILENO

Chile está atrapada en una profunda crisis institucional debido al modelo neoliberal que fue impuesto por la dictadura cívico-militar de Pinochet. Chile tiene actualmente uno de los PIB más alto de Latinoamérica, pero, a la vez, tiene, también, una de las sociedades más desiguales del mundo. ¿Cómo explotó esta crisis?

  • EL INESPERADO LABERINTO CHILENO

Por Eduardo López Carreño / Fotos: D.R.

Los políticos chilenos ganan 300 veces el sueldo mínimo chileno, según los datos oficiales y el 1% más ricos de Chile poseen más el 35% de las ganancias del país: $ 459.446. 908 pesos chilenos (en euros 5.703.50), mientras el 50% de chilenos recibe $138.000 pesos chilenos (en euros, 171) según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística. Con la subida de $30 pesos chilenos al pasaje del Metro (tren subterráneo).

Esto trajo una serie, en escala, de manifestaciones y violencia que instó al presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, a declarar el estado de emergencia (estado de sitio) para fortalecer la labor de la Policía, para restablecer el orden público. A su vez, esto provocó que los ciudadanos chilenos se manifestaran aún más, tanto de forma pacífica como violenta. Las demandas de esta movilización social van desde cambiar la Constitución y el modelo político-económico hasta pedir la renuncia del presidente de la República.

LOS CRISTIANOS

Una vez conocido esto, se plantean las siguientes preguntas: ¿cómo ha reaccionado el mundo cristiano evangélico frente a estas protestas ciudadanas? y segunda, ¿qué debemos hacer como evangélicos frente al caos que estamos viviendo en Chile? 

La primera, es dar a conocer que el mundo cristiano protestante ha reaccionado de forma muy dividida. En cambio, a la segunda pregunta responderíamos que, mediante la labor profética que tiene el cristiano, deberíamos denunciar los hechos de injusticias dentro del marco jurídico establecido.

En primer lugar, queremos dar a conocer que el mundo cristiano evangélico está reaccionado de forma muy dividida, por el hecho de que, por un lado, el ala más conservadora llama a condenar la violencia y no entrometerse en las decisiones políticas y la otra parte pide, orar por nuestras autoridades, para que Dios les de sabiduría a cómo resolver este problema social. Uno de los representantes de los cristianos evangélicos es el pastor David Hormachea que llama a los cristianos a no manifestarse y no rebelarse en contra del sistema político chileno.

Por otro lado, existe un grupo de cristianos que protestan y denuncian fuertemente estas injusticias sociales que están ocurriendo en Chile. Estas situaciones reflejan que el pueblo evangélico chileno está dividido y que está influenciado fuertemente por las ideologías políticas de distintos sectores de la sociedad. 

Los cristianos debemos denunciar todas las injusticias que dañan a los más desposeídos y dar voz aquellos que no tienen voz (Proverbios 31:9), como lo hacían los principales profetas del Antiguo Testamento, y, a la vez, denunciar todo tipo de violencia que haya dentro de la sociedad, incluyendo desde los saqueos de los supermercados, hasta los abusos que realizan los grandes empresarios y los políticos que viven en situación privilegiada.

El modelo del cristiano, es Jesús. Él siempre denunció la corrupción y los privilegios frente a los que tenían los altos cargos religiosos judíos (Mateo 23:1-34) y las injusticias y las discriminaciones sociales que había en el contexto sociocultural donde Él estaba desarrollando su ministerio. Además, dentro de la historia del cristianismo evangélico existen distintos cristianos que han denunciado injusticias sociales.

Desde Martín Lutero, al denunciar los pecados sociales y morales que cometía la iglesia católica en la edad moderna; hasta John Newton, autor del himno Sublime Gracia, que fue uno de los impulsores de la abolición de la esclavitud dentro de Inglaterra.

Existen muchos cristianos más que lucharon contra las injusticias sociales, para dar a conocer que Dios no es indiferente frente a los hechos de violencia que hay dentro de nuestra sociedad. Por lo tanto, los cristianos tenemos la labor de denunciar, tanto los pecados sociales como morales que inundan nuestra sociedad y que van en contra de la Palabra de Dios y de orar para que se haga la voluntad del Creador. 

(*) Tomado de www.protestantedigital.org

 

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles