Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

26 de Marzo del 2020

EDITORIAL I CONFIAR EN NUESTRO DIOS

El mundo está siendo atacado por una pandemia. Es una situación muy seria que pone a todos los componentes de la sociedad en aviso frente a una circunstancia desconocida. Hace tres meses nadie se imaginaba que el mundo entero estaría convulsionado ante la amenaza.

  • EDITORIAL I CONFIAR EN NUESTRO DIOS

Por Rev. José Arturo Soto B. - Presidente Internacional del M.M.M.

Nuestra actitud, espiritualmente hablando, en primer lugar es confiar en nuestro Dios, en el Kyrios, el Señor del universo, que tiene control de todas las cosas y que nada, aunque sea un virus pequeño, escapa de su atención. Les invitó a reposar en el Señor. No nos debemos desesperar como aquellos que no tienen esperanza. En el Salmos 23, nos dice la Palabra del Señor: 

En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. 

Nuestra actitud frente a ese flagelo tiene que ser responsable; debemos sujetarnos a las autoridades de salud y cualquier autoridad que tenga que ver con la regulación de este flagelo mundial. Es decir, debemos hacer todo aquello que nuestras autoridades dicen, porque ellos saben lo que están haciendo. Si no hay que reunirse, no se reúnen; si hay que ponerse en cuarentena, tenemos que sujetarnos. El pueblo de Dios debe atender las instrucciones de las autoridades que están puestas por nuestro Creador. 

Oremos por nuestros médicos y por nuestros científicos, muchos de ellos familiares de nuestras iglesias que están metidos ahí en el mismo núcleo del problema y están arriesgando sus vidas por ayudar a otros. Oremos por ellos. Oremos también porque los científicos puedan encontrar una vacuna para ese mal que está azotando a la humanidad. También les pido que oremos por la tierra y por nuestros países. 

Los que entendemos la vida espiritual podemos discernir que hay una situación que el hombre arrastra a causa de su desobediencia y de su indiferencia ante el Dios de la Gloria. Hay tanto abuso de la humanidad que ya nadie debería preguntarle a Dios, ¿por qué? 

Algunos dicen que Dios manda esas cosas y no es necesariamente eso. Nuestro modo de andar en este mundo, produce un efecto de muerte. Hay un momento en que se cruza los límites y llega hasta la presencia de Dios el pecado humano y, entonces, eso mismo produce, como se sucede en el cuerpo, la descomposición de elementos que ya viven en nosotros. 

Por eso nosotros, que estamos siguiendo los pasos del Señor, debemos clamar por el mundo, para que, no solo en el caso de este COVID -19 sino cualquiera otra amenaza sobre este mundo y la humanidad, el Señor tenga misericordia. 

Dios nos sacara adelante, confiemos en Su poder y en Su misericordia. Dios le bendiga amados hermanos.

 

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles