Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

Devocionales
01 de Enero del 2011

Instrumento escogido

“El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre”, Hechos 9; 15-16. Estas palabras fueron dichas por el Señor Jesucristo a Ananías mientras conversaba con Dios por la conversión de Saulo.

  • Instrumento escogido

La primeramención de Saulo de Tarso la encontramos en el martirio de Esteban, leemos: “Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo”(Hechos 7:58). En ese tiempo, entre los judíos, una persona era joven hasta los cuarenta años. Saulo de Tarso era rector de la ley, era Rabí, para dar el voto a la muerte de Esteban tenía que pertenecer al sanedrín, el concilio o el consejo que gobernaba en materia religiosa, pues dice que Saulo consentía en su muerte, y para pertenecer a ese cuerpo que era el más elevado entre los judíos, debía tener más de treinta años, era la costumbre que los que tenían que iniciar el apedreamiento de un reo, eran los testigos en su contra y para apedrear a Esteban estos quitaron su túnica exterior y las pusieron a los pies de Saulo de Tarso, lo cual le señalaba como el dirigente de la oposición del Evangelio y de la persecución a los cristianos, y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él (Hechos 8:2).

 

Después de la muerte de Esteban, la persecución encabezada por Saulo de Tarso arrecio, pues nos dice el texto sagrado, que “en aquel día hubo una gran persecución contra la Iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por la tierra de Judea y Samaria, salvo los apóstoles”(Hechos 8:1). “Y Saulo asolaba a la Iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel”(Hechos 8; 3). Puesto que muchos cristianos fueron esparcidos por doquier, Saulo no satisfecho por perseguirlos en Jerusalén, quiso ampliar su radio de acción, y “respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén”(Hechos 9:1-2).

 

“Más yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, más sin ver a nadie. Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió”(Hechos 9:3-9).

 

“Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor, y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco”(Hechos 9:10-19).

 

Y verdaderamente Saulo de Tarso, cuyo nombre en su conversión fue cambiado a Pablo, fue un verdadero instrumento escogido en las manos del Señor, en el camino a Damasco de las cenizas del terrible perseguidor, se levantó el gran paladín del Evangelio, el intrépido apóstol de los gentiles, el gran intérprete de Cristo, el más grande misionero, evangelista, maestro, pastor de toda la historia de la Iglesia.

 

Amados, el ministerio cristiano es la ocupación más noble y digna debajo del sol, el verdadero hombre de Dios es un instrumento escogido en las manos de Dios, y es la persona más necesaria en la comunidad, me refiero al verdadero hombre de Dios, no a la caricaturas, ni a los imitadores, ni oportunistas, ni farsantes, ni mercaderes del templo, que abundan en todas las vocaciones y profesiones, como el sacerdocio, la medicina, la abogacía, la docencia, la literatura, la legislatura, los ejecutivos públicos y privados, la política, la banca, la industria, pero quiero repetir que me refiero al verdadero hombre de Dios que los hay muchos.

 

Para poder reafirmar que el verdadero hombre de Dios es la persona más necesaria en la comunidad, el hombre de Dios es más necesario que el comerciante, porque este compra y vende, pero el hombre de Dios compra la verdad y no la vende. Es más necesario que el electricista, porque este conecta los cables para el servicio eléctrico, pero el hombre de Dios conecta al creyente con Dios, la fuente de la vida eterna. Es más necesario que el ingeniero, porque este crea y construye puentes, pero el hombre de Dios señala el camino y el puente de la fe, que es Cristo para llegar al cielo. El hombre de Dios es más necesario que el abogado, porque este defiende causas justas y causas injustas, pero el hombre de Dios defiende la causa más justa del tiempo y de la eternidad, eso es la salvación del alma.

 

Es más necesario el hombre de Dios que el juez, porque este juzga en cuestiones temporales de la ley humana, pero el hombre de Dios juzga en cuestiones eternas y espirituales de la ley divina. Es más necesario que el médico, porque este diagnostica y receta, algunas veces acierta, otras veces no, y otras veces hace daño en las enfermedades y causas físicas, pero el hombre de Dios siempre acierta en el diagnóstico que es el pecado, siempre acierta en la medicina que es la sangre de Cristo y en el resultado que es la vida eterna. El verdadero hombre de Dios es más necesario en la comunidad que el banquero, porque el capital de este es material y transitorio, pero el capital del hombre de Dios es espiritual y eterno.

 

Es más necesario que el publicista, porque este propaga noticias buenas y malas, pero el hombre de Dios propaga las buenas nuevas de la salvación en Cristo Jesús. Es más necesario que el catedrático universitario, porque este enseña ciencia que en pocos años quedan obsoletas y caducos, pero el hombre de Dios enseña la Palabra de Dios que permanece para siempre. Es más necesario que el agricultor, porque este siembra y cultiva la semilla para el sustento de la vida humana, pero el hombre de Dios siembra y cultiva la simiente que es la Palabra de Dios que sustenta la vida espiritual y eterna. Es más necesario que el político, porque este procura arreglar las condiciones en la patria terrenal, pero el hombre de Dios transforma al individuo y lo hace mejor ciudadano de la patria terrenal y ciudadano auténtico de la patria celestial.

 

El verdadero hombre de Dios es más respetado que cualquier otra vocación o profesión. La sociedad puede vivir y ha vivido sin la integración del átomo, sin astronautas, sin cohetes, sin naves espaciales, sin satélites, sin rayos láser, sin computadoras y sin ingeniería genética; pero  de no haber habido un hombre obediente como Noé, la raza hubiera sido exterminada; de no haber habido un hombre de fe como Abraham, el plan de redención no se hubiera iniciado, de no haber habido un hombre tan manso como Moisés, el pueblo del cual había de venir el Mesías, hubiese perecido en el desierto; de no haber habido un hombre sabio y abnegado como Daniel, no hubiésemos recibido las revelaciones de la sucesión de los imperios mundiales, hasta el último de los dictadores terroristas, que es el anticristo.

 

De no haber habido hombres de Dios llenos del Espíritu Santo, como los apóstoles y los mártires, el Evangelio hubiese muerto al nacer en Jerusalén. De no haber habido hombres valientes como Lutero, la Biblia hubiese permanecido enclaustrada, polvorienta y prohibida para el pueblo y la fe evangélica hubiese sido ahogada en ríos de sangre de los mártires en las inquisiciones. De no haber habido un hombre de Dios decidido y consagrado como Juan Wesley, Inglaterra se hubiera aferrado a la anarquía y a la ruina. Y si no hubiera habido el Dios hombre, nuestro Señor Jesucristo, la raza humana en su totalidad desde Adán hasta el último mortal, hubiese quedado cautiva y perdida en el lago de fuego junto con Satanás y los demonios por toda la eternidad.

 

Han sido y son los verdaderos hombres de Dios, los instrumentos en las manos de Dios, que han sido y son la sal de la tierra y la luz del mundo, que resplandecen como luminarias en el mundo, que son columnas y apoyo de la verdad, linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciemos las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable, de los cuales el mundo no es digno.

 

El propio Saulo de Tarso que pensaba entrar a Damasco, como el gran e invencible campeón contra los cristianos, tuvo que entrar ciego tomado de la mano, a buscar ayuda espiritual de un hombre de Dios, a Ananías, precisamente a quien él iba a perseguir.

Continuará…

 

Rev. Luis M. Ortiz

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles