Presionar ENTER para activar modo de accesibilidad Presionar ENTER para desactivar modo de accesibilidad

Envía tu saludo

10 de Julio del 2019

EL HOMBRE QUE SE CREE PERRO

Al concepto “transgénero”, puesto de moda en los últimos años por la comunidad LGTB, ahora se le suma el “transespecie”. La palabra inundó las redes sociales cuando un hombre hizo público la extraña percepción de que se siente perro y quiere ser reconocido socialmente como tal. Algo así como que nació en el cuerpo equivocado, como argumentan los homosexuales.

  • EL HOMBRE QUE SE CREE PERRO

Tom Peters es un británico de 32 años de edad que trabaja como técnico de iluminación y hace algunas semanas asistió al programa “Good Morning America” disfrazado como un perro dálmata de pies a cabeza.

De ese modo, Peters manifestó que se siente identificado con ese animal y desea ser considerado socialmente como una persona “transespecie”. “Para mí esto es un estilo de vida, además intento pasar la mayor cantidad de horas como un perro. Procuro tener un conjunto mental alrededor de lo que sería un perro y no una persona”, dijo este hombre sorprendiendo a toda la audiencia.

Este estilo de vida adoptado ya hace algún tiempo le costó su matrimonio, pues por considerarse perro tuvo que divorciarse de su esposa. Sin embargo, ella lo acompañó a la entrevista televisiva. El sujeto, disfrazado como un dálmata y portando una máscara que le cubría toda la cabeza, llegó al programa acompañado de Rachel, su exesposa, quien aseguró sentirse “orgullosa” por la decisión tomada por su excónyuge.

“Estoy orgullosa de él por ser fiel a sí mismo. Lo extraño, por eso estamos más cerca que nunca”, contó la mujer en la entrevista. Detalló que se tuvo que separar de Tom, ahora llamado Spot, cuando él decidió volverse un “perro dálmata”, pero que en la actualidad se llevan muy bien.

Por su parte, Tom, o Spot, mencionó que el primer accesorio que tuvo fue un collar naranja y una correa, y que con el pasar del tiempo ha “recopilado muchos trajes y accesorios para perfeccionar la apariencia dálmata”. Su afición es tal que ha gastado más de 4000 libras en su atuendo canino.

“Lo que más me llama la atención es que puedo escapar de la vida cotidiana de un ser humano y puedo despejar la mente con otras actividades. Vivir la vida de un cachorro te permite disfrutar de cosas simples en la vida”, confesó.

Su caso también se ha dado a conocer porque Peters “ayuda a otras personas a transformarse en perros y desarrollar las habilidades y destrezas del mundo animal”. Los asombrados usuarios de YouTube y otras plataformas de internet compartieron el video tornándolo viral. La grabación del encuentro fue publicada por el canal de YouTube de This Morning, llegando a registrar unos impresionantes números.

¿QUÉ ES UN TRANSESPECIE?

Los “transespecie” son hombres o mujeres que se llegan a sentir como gatos, perros u otros animales, disfrazándose y actuando como estos. Pretenden que la sociedad entienda su sentimiento y sus sensaciones, porque consideran que ni su anatomía ni su morfología define su especie animal.

Ellos dicen que no se sienten humanos. De hecho, han dado un paso más: quieren renunciar a sus derechos humanos para ser amparados por los de protección animal. Quieren ser reconocidos y aceptados sin ser juzgados por sentirse animales presos en un cuerpo humano.

La definición del término “transespecie” salió a la luz en la década de 1970 y es más compleja de lo que parece. Sin embargo, aún no hay un término científico para definirlos, aunque los psicólogos los describen como personas con disforia. El caso de Tom Peters no es el único. La tendencia es tal que ya existen comunidades alrededor del mundo de personas que se identifican como tales. Una de ellas es Transespecie Society. De ese colectivo son parte figuras ya famosas como Neil Harbisson, artista vanguardista y activista británico e irlandés residente en Nueva York.

Ganó visibilidad hace unos años por convertirse en la primera persona en el mundo en ser reconocida como cyborg (organismo cibernético) por un gobierno y la primera con una antena implantada en la cabeza. Hay también casos aislados, como el de una joven sueca que se identifica con un gato, que igualmente ha dado la vuelta al mundo.

La mujer dice que desde los 16 años se dio cuenta que contaba con supuestas condiciones felinas. “Bajo mi nacimiento había un defecto genético”, dijo en una entrevista. Su hallazgo se relaciona con otros datos, como que asegura tener un gran sentido del oído y ve mejor de noche, sumado esto a que les gruñe a los perros debido a que no los soporta.

(*) Con insumos de Internet

Comentarios

  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico
  • Impacto Evangelístico

Impacto Evangelístico es una publicación oficial del Movimiento Misionero Mundial con 50 años de circulación en el mundo entero, editado en seis idiomas. El contenido, con reportajes, testimonios, historias e información, está orientado a edificar la vida de nuestros lectores.

Issuu

issuu.com/impactoevangelistico.net

Visualiza en 7 idiomas nuestra edición digitalizada

Ordenadores y Móviles